Consejos prácticos para los consumidores

Preparados, listos... llegan las rebajas

La Unión de Consumidores de España (UCE) ha recomendado hoy a los usuarios realizar un presupuesto previo a las rebajas, para hacer un gasto adecuado al dinero disponible, así como usar de forma comedida las tarjetas de crédito.

Carteles anunciando rebajas es distintos establecimientos comerciales.
Carteles anunciando rebajas es distintos establecimientos comerciales.

Las rebajas llegarán a partir del 7 de enero, excepto para la Comunidad de Madrid y Murcia, por lo que los comerciantes disponen de un máximo de dos meses y un mínimo de una semana para abaratar los artículos de esta temporada.

Como recurso para salvar la campaña de inverno, según advierte UCE en una nota de prensa, muchos comercios han recurrido a la bajada de precios a través de promociones, descuentos, ofertas o precios reducidos, pero que no pueden denominarse rebajas.

Las rebajas son descuentos que se producen durante un periodo delimitado de tiempo, sobre artículos de temporada que han estado a la venta como mínimo un mes antes, que se aplican prácticamente a la totalidad de los artículos de un comercio y que están regulados por unas normas determinadas.

La plataforma insiste en que hay que diferenciar de las rebajas aquellos descuentos, ofertas, promociones, dos por uno o las compras que van acompañadas de un regalo.

Estas modalidades de descuento son promociones de venta legales y lícitas, pero que no hay confundirlas con las rebajas, recalca.

Una norma específica de las rebajas es que los productos están sujetos a las mismas condiciones de compra que durante el resto del año, es decir, "la misma calidad, las mismas condiciones de pago e idénticas políticas de devolución".

Es concretamente este aspecto, el de las devoluciones, el que provoca mayor número de reclamaciones entre los consumidores, quienes deben tener claro que cuando adquieren un producto, esté o no de rebajas, "existe la obligación de cambiarlo o devolver el dinero, siempre y cuando este se encuentre defectuoso, roto o estropeado".

Igualmente ocurre cuando no se ajuste a las características descritas, cuando no sirva para el uso al que ordinariamente se destina o si se le ha indicado manifiestamente al vendedor que no es apto para el uso especial que pretendemos darle.

El consumidor tiene derecho a abonar el importe de la compra con los mismos medios de pago que el establecimiento en cuestión habitualmente admita durante el resto del año, salvo que se le informe claramente de lo contrario.

De esta forma, los comerciantes tampoco pueden obligar al comprador a pagar un recargo por pagar con tarjeta durante las rebajas.

En cuanto a los costes, la UCE hace hincapié en que en el etiquetado debe aparecer el precio anterior y el rebajado, lo que permitirá al consumidor comparar y ser consciente del descuento económico real si finalmente compra el producto.