Nuevo decreto papal

El Vaticano juzgará a los miembros de la curia romana que blanqueen capitales

La Santa Sede se hará cargo de juzgar los casos de blanqueo de capitales que se produzcan en su territorio. El decreto papal aprobado el jueves delega en los "órganos judiciales del Estado de la Ciudad del Vaticano la jurisdicción penal que confronten los dicasterios de la curia romana y todos los organismos y entidades dependientes de la Santa Sede". La nueva ley permite al Vaticano cumplir con los estándares internacionales en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo y supone el cumplimiento de la Convención monetaria suscrita con la UE hace un año.

El decreto papal crea un supervisor financiero que controlará al Instituto para las Obras de Religión (IOR) o banco vaticano. Dos directivos de esta firma están siendo investigados por fraude fiscal y blanqueo por parte de la Justicia italiana.

La norma fija penas de hasta 12 años por blanqueo y 15 años por financiación del terrorismo. También castiga la manipulación del mercado, la trata de personas, el contrabando y los delitos contra el medio ambiente.