Ley Autonómica de Cajas de Ahorros

La Comunidad Valenciana rebaja el poder de los ayuntamientos en su nueva ley de cajas

El Gobierno valenciano aprobó el pasado jueves un decreto ley por el que se modifica el texto refundido de la Ley Autonómica de Cajas de Ahorros, y en el que se reduce la participación de los ayuntamientos en los órganos de gobierno, mantiene la de la Generalitat e incrementa la de los impositores.

Las modificaciones introducidas adaptan el marco jurídico regulador de las cajas a la actual situación del sistema financiero español y la nueva normativa estatal, según indicó el vicepresidente segundo y consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Gerardo Camps.

El nuevo texto limita la representación de las administraciones públicas y entidades y corporaciones de derecho público en los órganos de gobierno de las cajas, que pasa del 50% al 40%.

La representación de las corporaciones municipales en la asamblea general se reduce al 15%, 10 puntos menos que en la ley anterior, que se reparten a partes iguales entre los impositores, cuyo porcentaje queda situado en un 38%, y "otras entidades representativas". Entre tanto, la Generalitat mantiene su porcentaje del 25%, los empleados un 12% y las entidades fundadoras en el 5%.

Además, se da cabida a los derechos políticos a las cuotas participativas, equiparándolas con las acciones de sociedades de capital. La alicantina CAM es la única caja que ha emitido estos títulos.