Boletín Económico publicado el jueves

El Banco de España ve una suave mejoría del consumo

La tasa de ahorro de los hogares disminuye 5,1 puntos en el tercer trimestre y se sitúa en el 7,5% de su renta.

El Banco de España considera que el gasto familiar ha vuelto en los tres últimos meses del año a una "senda de suave recuperación", tras las oscilaciones de los trimestres precedentes. De acuerdo con los escasos indicadores de que aún dispone, el Banco de España asegura en su último Boletín Económico, publicado el jueves, que el consumo privado muestra una evolución "algo menos desfavorable" en el último trimestre.

Y mientras la institución monetaria augura una mejora del consumo de los hogares en la recta final del ejercicio, el Instituto Nacional de Estadística (INE) dio a conocer la tasa de ahorro de las familias del tercer trimestre. Este indicador disminuyó 5,1 puntos de julio a septiembre, respecto al mismo periodo del año anterior y se situó en el 7,5% de su renta disponible. El INE destacó que si se toman como referencia los últimos cuatro trimestres, el ahorro alcanza el 14,4% de la renta disponible, 1,2 puntos menos que en el periodo precedente. Este menor ahorro se debe a que los hogares gastan más, pero, sobre todo, a que la renta ingresada ha sido inferior.

También el jueves se conoció la última Encuesta Financiera de las Familias que elabora el Banco de España. De este estudio se concluye que la riqueza neta mediana de las familias españolas ascendía a 178.300 euros en el primer trimestre de 2009, lo que supone una reducción en términos reales del 6,1% respeto a 2005 (189.800 euros), lo que supone una caída de casi 12.000 euros. Este informe recoge que en el primer trimestre de 2009 un 98,3% de las familias poseía algún tipo de activo, real o financiero con un valor medio de 206.800 euros.

La vivienda es el activo más importante de las familias, ya que representa el 61,4% del valor de los activos reales para el conjunto de hogares y un 54,8% del valor de los activos totales. Entre los hogares endeudados, la deuda mediana ascendía a 36.000 euros, un 7% más que en 2005. Un 50,1% de los hogares tenía algún tipo de deuda pendiente (49,5% en 2005). Entre los hogares donde no trabaja ningún miembro ese porcentaje se reduce hasta un 21,3% (el 15,2%, en 2005).