Hay dos heridos

La Policía italiana revisa todas las embajadas y consulados en Roma tras las explosiones

La Policía italiana está llevando a cabo comprobaciones en todas las embajadas y consulados en Roma tras la explosión de dos paquetes bomba en las legaciones diplomáticas de Chile y Suiza y que han dejado dos heridos, y se han reforzado las medidas de seguridad en todas ellas.

"Estamos trabajando con expertos artificieros para garantizar que ningún paquete pueda ser abierto por personas inexpertas", ha explicado a Reuters el jefe de la Policía de Roma, Francesco Tagliente. "Todavía tenemos que entender la naturaleza de estos episodios" por lo que "todas las embajadas han sido alertadas", ha precisado. Por otra parte, la Embajada ucraniana ha señalado que no se ha encontrado nada peligroso tras analizar el paquete sospechoso de cuyo hallazgo se ha informado anteriormente. "No se ha encontrado nada hasta ahora y estamos seguros por el momento", ha señalado el portavoz de la Embajada, Yevhen Mitskevich, citado por Reuters. Al parecer el paquete sospechoso resultó ser una felicitación de Navidad.

Previamente, un funcionario de la Embajada suiza en Roma había resultado herido de gravedad en una mano tras la explosión de un paquete bomba y ha tenido que ser trasladado al hospital, donde podrían tener que amputarle parte de la mano izquierda.

Pocas horas después, otra bomba ha explotado en la Embajada de Chile en la capital, dejando un herido leve. Por el momento no ha habido reivindicación de estos ataques pero las primeras hipótesis que baraja la Policía apuntan a grupos anarquistas.

La Fiscalía de la República ha abierto ya una investigación sobre la hipótesis de atentado con fines terroristas y el caso ha sido asumido por el fiscal Pietro Saviotti, que ya está cooperando con los carabinieri. Además, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que estaba ofreciendo una rueda de prensa cuando se produjo la primera explosión, está ya en contacto permanente con el ministro del Interior, Roberto Maroni.

Por su parte, el embajador de Suiza ante Italia, Bernardino Reggazzoni, ha afirmado que su Embajada no ha recibido ninguna reivindicación y que todavía no se sabe a quién iba destinado el paquete.