El año que dejó de pagar a sus acreedores

La administración judicial constata que Air Comet estaba en quiebra en 2008

La administración concursal de Air Comet ha constatado que la aerolínea del grupo Marsans incurrió en causa de disolución en febrero de 2008, casi dos años antes de que solicitara el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos).

En el informe de situación patrimonial remitido al Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid, los tres administradores concursales destacan la difícil situación económica que vivió Air Comet desde 2006, que le hizo registrar abultadas pérdidas.

Así, en el año fiscal cerrado en febrero de 2007 se anotó unas pérdidas de 32,64 millones de euros, que bajaron a 27,79 millones al año siguiente, pero se elevaron a 55,99 millones en el ejercicio que terminó en febrero de 2009.

Esas pérdidas, que crecieron a 218,7 millones en febrero de 2010. llevaron a la matriz del grupo Marsans, Teinver, a inyectar un total de 125,37 millones de euros para intentar evitar la disolución, pero resultaron "insuficientes".

La administración concursal -formada por el abogado Mariano Hernández, el economista Luis Arqued y la Agencia Tributaria- también pone de manifiesto que Air Comet se financió con al menos 25 millones de euros del dinero que concedió la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a Interinvest para reflotar Aerolíneas Argentinas.

En resumen, el "error" que llevó a la insolvencia a Air Comet fue "la dimensión de la compañía" y el desarrollo del negocio "con cargo a otros, en un primer momento a cargo de Teinver e Interinvest y, en un segundo momento, con cargo a sus acreedores".

Según se relata en el informe, ante las fuertes necesidades de financiación, la aerolínea del grupo Marsans empezó a no pagar a sus acreedores en 2008, año en que se agravó su situación por la decisión del Gobierno de Cristina Fernández de expropiar Aerolíneas Argentinas.

"No es cierto que el embargo de los aviones y la prohibición de venta de billetes causara la insolvencia porque la sociedad ya había incurrido en esa situación en el primer trimestre de 2008", señala la administración concursal, que cree, no obstante, que esos hechos pudieron influir en "la posibilidad de vender la compañía; posibilidad que entra dentro de la especulación".

El informe de situación patrimonial revela que Air Comet, la primera sociedad del grupo Marsans declarada en concurso de acreedores, cuenta con activos valorados en 100,35 millones de euros, que podrán cubrir el 27,42% de las deudas, que ascienden a 365,87 millones.

Los administradores concursales concluyen que los 24.907 acreedores, de los que el 92,8% son viajeros, no pueden tener "expectativas de cobro" dado el déficit de 259 millones del grupo Marsans.