Reestructuración del sector

Las cajas cumplen con el plazo para cerrar la primera ronda de fusiones

El sector de cajas ha cumplido en tiempo récord con el ultimátum lanzado desde el Gobierno para que encauzara antes de Navidad su reestructuración. El grupo Mare Nostrum y la pequeña fusión virtual de CAI, Cajacírculo y Caja Badajoz dieron los últimos pasos. Tan solo Banca Cívica está pendiente de la aprobación de tres asambleas, pero el Banco de España da por hecha la operación.

El sector de cajas ha cumplido. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, advirtió hace un mes que antes de Nochebuena debían encauzarse las fusiones. El Banco de España quería que hoy estuvieran listos los organigramas de las nuevas sociedades que aglutinarán el negocio financiero de las cajas y que los órganos de gobierno hubieran dado el visto bueno a los diferentes procesos, y así ha sido.

A falta de las asambleas que celebran hoy Cajacanarias y Caja Burgos y la de Cajasol del próximo lunes, las entidades de ahorro han seguido al pie de la letra el guión marcado por el Ejecutivo y el organismo supervisor. Aunque en la caja burgalesa hubo el martes un conato de paralizar el proyecto, el Banco de España da por hecho que todas las asambleas darán luz verde a la incorporación de Cajasol a Banca Cívica y a la plena mutualización del beneficio.

Las últimas en completar el proceso fueron ayer Cajamurcia y sus socias Caixa Penedès, Caja Granada y Sa Nostra (integradas en Mare Nostrum) y Grupo Caja 3 (con Caja Inmaculada, Cajacírculo y Caja Badajoz). En el primer caso, la asamblea de Cajamurcia aceptó modificar el contrato original de integración para mutualizar los beneficios al 100%. El segundo grupo constituyó la sociedad central que agrupará parte del negocio bancario de las tres firmas.

En total, las cajas que han participado de un modo u otro en el proceso de reestructuración representan el 95% de los activos del sector. De las 45 cajas existentes hace un año pasarán a tan solo 17 grupos, y el tamaño medio de estas entidades se ha triplicado, al pasar de 25.000 millones de euros a 75.000 millones.

Segunda ronda de fusiones

Entre las cajas que no han participado en ninguna operación, Caja Vital y Kutxa mantienen contactos para retomar el viejo proceso de integración con la vizcaína BBK. Mientras tanto, Ibercaja ha sondeado a Unicaja para realizar una alianza, según reconoció el martes el consejero de Economía de Aragón. De acuerdo con fuentes financieras, el Banco de España estaría interesado en que las últimas dos entidades formaran un nuevo grupo grande y saneado que pudiera rescatar algunos de los proyectos de integración si se presentase algún problema.

Respecto al grupo Banca Cívica, integrado originalmente por Caja Navarra, (CAN) Caja Burgos y Cajacanarias, y al que se sumó Cajasol el pasado 11 de noviembre, el Banco de España permitió que esta última celebrase su asamblea pasada Nochebuena, al tratarse de un complemento a la segunda ronda de fusiones. Los sindicatos de las cuatro cajas informaron ayer de que en la mesa laboral constituida se están produciendo "acercamientos". Mientras, PP y PSOE se acusaban ayer de haber bloqueado la asamblea del martes.

12 operaciones en tiempo récord

l El tamaño medio de las cajas se ha triplicado, al pasar de 25.000 millones de euros a 75.000 millones.

l El número de entidades del sector ha caído de 45 hasta 17. Se han producido 12 operaciones entre fusiones tradicionales, virtuales y absorciones en pocos meses.

El SIP Mare Nostrum mutualiza todo el beneficio

El grupo de cajas formado por Cajamurcia, Caja Granada, Caixa Penedès y Sa Nostra cerraron ayer el proceso de fusión que dará lugar a Banco Mare Nostrum. La nueva entidad cuenta ya con ficha bancaria y consejo de administración. Empezará a operar en enero.

Las cuatro cajas han aprobado -Cajamurcia fue la última ayer-, el protocolo de integración. Como ha ocurrido con la mayoría de concentraciones, supone la mutualización del 100% del negocio bancario desde el primer momento. Este ha sido un cambio notable en las intenciones iniciales de los sistemas institucionales de protección (SIP), que preveían una integración parcial o espaciada en el tiempo. Mare Nostrum espera que con al concentrar la actividad en la entidad cabecera, el mercado le perciba como "un grupo sólido, unitario, de gran fortaleza financiera, con una rigurosa gobernanza".

La primera reunión del consejo de administración del grupo se ha celebrado en Madrid, en la sede de la CECA, bajo la presidencia de Carlos Egea, presidente de Cajamurcia. Las dos vicepresidencias han sido asumidas por Ricard Pagès, director general de Caixa Penedès, la primera; y Antonio Jara, presidente de Caja Granada, la segunda. Como secretario figura Pablo Miguel Dols, director general de Sa Nostra. El consejo de administración está formado por 17 miembros, de los que tres son independientes, e incluye a los cuatro presidentes y los cuatro directores generales. En el encuentro también se nombró a la comisión ejecutiva.

Caja3, la excepción

Caja3 -el nombre con el que se ha bautizado la fusión de Caja Inmaculada (CAI), Cajacírculo y Caja Badajoz-, también ha concluido su proceso. Es el único SIP que no consolidará el 100% del negocio en la cabecera desde el principio, como recomendaba el Banco de España.