Reconversión en la estructura de la patronal

Rosell potenciará la función de lobby de CEOE con grandes empresarios

El nuevo presidente de CEOE estudia ceder gran parte de las vicepresidencias a las organizaciones territoriales y potenciar las comisiones para que ejerzan el papel de "lobby". Para ello baraja poner al frente de las mismas a empresarios de primer orden.

Antes de empezar a presionar para que la administración pierda grasa (Rosell cree que hay 150.000 funcionarios que no tienen un cometido que realizar), el nuevo presidente de la CEOE va a acometer una reconversión sin precedentes en la estructura de la patronal. En la actualidad hay 21 vicepresidentes (Jesús María Terciado ocupa dos de ellas en representación de Cepyme y Cecale), diez más que cuando Gerardo Díaz Ferrán llegó a la presidencia. En sus cuatro años de mandato se rodeó de una guarda pretoriana que le ha pagado con una lealtad inquebrantable, pese a los múltiples frentes empresariales y judiciales a los que se enfrentó.

Rosell quiere acabar con todo ese entramado y se ha propuesto crear una estructura orgánica con un máximo de nueve vicepresidencias. El cambio no es tan solo cuantitativo, sino cualitativo. El objetivo, según fuentes cercanas a Rosell, es que las vicepresidencias sean ocupadas en su mayoría por organizaciones territoriales. De hecho ya hay dos de ellas confirmadas (Madrid y Castilla y León) y el siguiente podría ser Santiago Herrero, presidente de los empresarios andaluces y rival de Rosell en la elección. El nuevo presidente de CEOE le tendió el martes la mano a Herrero. "A la mínima que quiera va a formar parte del proyecto", subrayó nada más ser elegido. Sin embargo parece que Herrero desestimará la oferta ante la pérdida de protagonismo de los vicepresidentes. En su lugar podrían estar los presidentes de los empresarios cántabros, valencianos o asturianos, que apoyaron a Rosell durante la campaña. De hecho se reunirá con su equipo este fin de semana y dará a conocer los nombres en la junta directiva del próximo martes.

Pero la verdadera revolución se va a producir en las veinte comisiones y los dos consejos (Transporte y Turismo) que integran los órganos consultivos y de estudios. El primer objetivo, tal y como reconoció Rosell hace una semana, era reducirlos y dejarlos en el mismo número que los ministerios (con la última remodelación hay quince).

Reducirá de 21 a 9 las vicepresidencias y las cederá a las territoriales

El segundo, tal y como apuntan las citadas fuentes, es la de potenciar la función de lobby de la CEOE y que las comisiones adquieran el peso específico que habían perdido con Díaz Ferrán. Y para ello baraja poner al frente de las mismas a personas representativas de los sectores en los que están involucradas. Y entre ellas estarán todas aquellas confederaciones que le han mostrado su apoyo desde un primer momento como la patronal madrileña CEIM, Farmaindustria o Confemetal. En esas nuevas comisiones también podría tener cabida algún representante de primer orden de la banca, que también ha mostrado desde el primer momento su apoyo a Rosell frente a Herrero, gracias a la buena relación que mantiene con el presidente de la Caixa, Isidro Fainé. De hecho, Rosell es miembro es miembro del consejo de administración de Criteria CaixaCorp, el holding financiero de La Caixa desde septiembre del 2007.

El martes se desvelará el alcance de los acuerdos

El único que parece que tiene asegurado un puesto en la junta directiva de CEOE es el presidente de CEIM, Arturo Fernández, quién confesó el martes que ocupará la vicepresidencia primera.

Pero esa parece que es solo la primera parte de lo acordado en la víspera del cierre de candidaturas. Ese día se produjo una comida entre Juan Rosell y Arturo Fernández en el restaurante "Ponteareas", situado en el centro de Madrid, tal y como desveló este periódico en su edición digital, en la que finalmente pactaron la contraprestación al apoyo de Rosell. Además de la vicepresidencia, la patronal madrileña, con un 5% de los vocales de CEOE, también podría ocupar un espacio muy importante en las comisiones, donde actualmente preside dos de ellas (Industria e I+D+i).

En las otras siete vicepresidencias (Cepyme tiene una según marcan los estatutos) podrían tener sitio Rafael Ferrando, presidente la patronal valenciana Cierval, que ya ocupa una de ellas. Ferrando aseguró ayer que Rosell "era el candidato desde el primer día, pero hasta que no tuvimos comité y junta directiva no lo hicimos público. Desde el primer día estábamos claramente con Rosell", aclaró.

El buen recibimiento con el que ha sido recibido por parte de sindicatos y Ejecutivo también fue secundado ayer por el principal partido de la oposición. El coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, aseguró que con la elección de Rosell al frente de CEOE "espera que haya un nuevo impulso en materia de diálogo social y en las reformas que son necesarias en España para crear empleo".

En su opinión, Rosell tiene mucha experiencia, muy buena formación y criterio para dirigir a los empresarios.