Un perjuicio de 5,8 millones

Posibilitumm podría haber ampliado el agujero de Marsans, según Teinver

Teinver, la matriz del grupo Marsans, considera que la actuación de Posibilitumm, el nuevo dueño del conglomerado, ha podido acarrear como máximo daños por valor de 5,79 millones de euros.

Así figura en el escrito remitido al Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, en el que se opone al embargo cautelar de bienes por valor de 417,4 millones de euros que ordenó la juez Ana María Gallego contra Posibilitumm y los antiguos propietarios del grupo, Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, por considerar que su actuación podría haber agravado el agujero patrimonial de Marsans.

En el escrito, Teinver señala que, si la juez continúa aceptando los argumentos de la administración concursal de Viajes Marsans, Posibilitumm debería ser responsable sólo desde que compró el grupo en junio de 2010, lo que arrojaría un perjuicio de 2,88 millones.

Teinver, que está controlado al 100% por Posibilitumm, añade que el retraso que le achaca la administración concursal en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y en la resolución del contrato con Amadeus conllevaría un perjuicio de 1,98 millones y de 800.000 euros, respectivamente.

También señala que la nómina de tres trabajadores incorporados asciende a 128.908,50 euros, aunque rechaza que los sueldos anuales que se les asignaron sean desorbitados, como afirmó la administración concursal y también consideró la juez Ana María Gallego para justificar el potencial daño al patrimonio de Marsans.

Según constataron los administradores concursales, media docena de personas entraron en la compañía turística con sueldos de entre 180.000 euros (en el caso del director de Franquicias, Ignacio Ayala) y 500.000 euros (en el caso de Iván Losada, el director general), que son difícilmente justificables para una empresa insolvente.

"Los sueldos no son precisamente elevados sino los normales de mercado para la categoría profesional de las personas contratadas", defiende Teinver, que añade que "en todo caso las prestaciones que han realizado a Viajes Marsans superan con creces" la remuneración.

El escrito de Teinver arremete contra la administración concursal, a la que califica de "maliciosa, prepotente e interesada".

La matriz del grupo Marsans, que está controlada por Posibilitumm, opina que a la administración concursal cabe imputar muchas de las actuaciones supuestamente negligentes que han ocurrido desde que el conglomerado entró en concurso de acreedores, como la venta de la filial de Brasil o el retraso en la presentación de cuentas.

Posibilitumm también se ha opuesto al embargo de sus bienes por considerar que no tiene "relación directa" con Viajes Marsans y, en consecuencia, no se le puede achacar la mala gestión de la empresa turística ni la falta de colaboración con la administración concursal.