Que serán suscritas por el FROB

La asamblea autoriza a Novacaixagalicia a emitir 1.162 millones en preferentes

La primera asamblea general de Novacaixagalicia ha dado su autorización para que el consejo de administración emita 1.162 millones de euros en participaciones preferentes que serán suscritos antes del 31 de diciembre por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Esta cantidad es la inyección de ayudas públicas acordada en el proceso de fusión de Caixa Galicia y Caixanova, para permitirles aumentar sus recursos propios durante su unión. El dinero deberá ser devuelto a un interés del 7,75% a cinco años. Las participaciones, ha apuntado la caja en un comunicado, "no llevan aparejados derechos políticos ni representación en la asamblea" y pueden ser amortizadas a iniciativa del emisor -la entidad gallega- previa aprobación del Banco de España y el FROB.

En este punto, representantes sindicales -CIG y UGT votaron en contra- han explicado que se oponen a esta fórmula porque "hipoteca" el futuro de la entidad, pues se imponen requisitos de reducción de plantilla por parte del FROB y, en caso de no poder afrontar las devoluciones de los fondos, las participaciones "se transforman en cuotas participativas", cuyo titular sería el Banco de España, que "podría venderla -la caja- al mejor postor".

La entidad ha indicado que mientras no amortice la cantidad, no podrá adquirir otras entidades ni desarrollar políticas comerciales agresivas. Además, la retribución de los directivos se ajustará a "recomendaciones de la Comisión Europea y del supervisor" y la dotación de obra social se limita al 30% del beneficio.

A la reunión de la asamblea, que se prolongó casi dos horas, asistieron 254 de los 320 miembros que la componen. Otro de los puntos del día que recibió el visto bueno con el voto mayoritario de los consejeros fue precisamente la ratificación de los nombramientos de cargos ejecutivos y miembros de los órganos de dirección.

CC.OO., UGT y la CIG se opusieron al considerar, según el representante de la central nacionalista, Clodomiro Montero, que "la paridad -igual número de miembros procedentes de una y otra entidad- llevó a un organigrama sobredimensionado, caro y que no depura responsabilidades por la mala gestión".

En su intervención ante la asamblea, el director general de Novacaixagalicia, José Luis Pego, ha destacado el "dinamismo" con el que se ha comportado la entidad desde que comenzó a operar, el pasado 1 de diciembre. Como "hitos", ha señalado la nueva marca, el NIF de la nueva entidad, el catálogo unificado de productos o la intranet unificada.

Asimismo, ha indicado que, en sus 20 primeros días de existencia, el valor de las sinergias detectadas es de 36 millones de euros. La entidad, ha asegurado, tiene un comportamiento "muy satisfactorio" en el mercado, en cuanto a la captación de ahorro y la atracción de clientes de inversión crediticia.

20.000 millones en valores negociables y pagarés

Además, los consejeros generales han autorizado al consejo de administración a emitir valores negociables con un límite de 15.000 millones de euros y pagarés con un máximo de 5.000 millones. Fuentes de la entidad han explicado que no se trata de deuda nueva, mientras que representantes sindicales han criticado también esta medida.

El portavoz de la CIG ha señalado que la explicación dada por la caja es que se utilizarán para hacer frente a los vencimientos de créditos que tiene contraídos. Montero ha considerado, sin embargo, que se trata de "un cheque en blanco" para que el consejo "pueda endeudar a la caja" y ha calificado la cifra de "desorbitada".

Además, la asamblea general ha aprobado nombrar a la firma Deloitte como auditor externo de la entidad y del grupo y el copresidente Mauro Varela ha comprometido la "fidelidad de la caja a las señas de identidad tradicionales" de este tipo de entidades. "Tenemos un compromiso con nuestro entorno y para cumplirlo debemos adaptarnos a las nuevas exigencias recurriendo, si es necesario, a instrumentos que nos permitan dar una mejor respuesta sin alterar nuestra esencia de caja", ha afirmado.

Por su parte, el otro copresidente, que ejerce en este periodo las labores de la presidencia, Julio Fernández Gayoso, ha pedido la colaboración de todos para llevar adelante un proyecto que contribuirá "al desarrollo y prosperidad de Galicia" y al que se aplicarán "los más exigentes conceptos del buen gobierno corporativo".

Estrategia de futuro

Fue el propio Fernández Gayoso el encargado de exponer los ejes estratégicos de la nueva caja gallega, que pasan por incrementar los niveles de eficiencia, mejorar la capitalización y lograr una buena posición de liquidez.

El primero de los objetivos se perseguirá mediante "un ágil proceso de integración operativa, comercial y tecnológica" para aprovechar sinergias y recortar costes. En un contexto "marcado por la debilidad económica y la inestabilidad de los mercados financieros", ha indicado, la entidad buscará también mejorar su solvencia y la calidad de los recursos propios, para lo que aplicará "una rigurosa gestión del riesgo".

El tercer fin es "mantener holgadas posiciones de liquidez" con un incremento de la financiación minorista y orientando el crédito a adquisición de vivienda y pequeñas y medianas empresas (pymes).