Petróleo

El barril de crudo de Texas baja el 1,03% y acaba a 87,7 dólares

La cotización del crudo de Texas experimentó hoy un descenso del 1,03% en la Bolsa Mercantil de Nueva York y cerró en 87,7 dólares por barril (159 litros), en un día marcado por la fortaleza del dólar ante otras divisas y la divulgación de datos económicos positivos en Estados Unidos.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para enero habían restado 92 centavos de dólar al precio de cierre del miércoles.

El precio de los contratos de gasolina para entrega en enero no experimentó cambios respecto a la jornada anterior y quedó de nuevo a 2,3 dólares por galón (3,78 litros), mientras que el de los contratos de gasóleo de calefacción para ese mismo mes retrocedió un centavo y cerró a 2,47 dólares por galón.

Por su parte, el gas natural bajó en esta cuarta jornada de la semana y lo hizo en dieciocho centavos de dólar, por lo que sus contratos para enero terminaron a 4,04 dólares por cada mil pies cúbicos.

Ese abaratamiento se produjo después de que el Departamento de Energía (DOE) de Estados Unidos informara de que las reservas de ese combustible disminuyeron la semana pasada en 164.000 millones de pies cúbicos y con ello el total quedó a 3,56 billones de pies cúbicos.

Ese volumen es un 1% inferior al registrado en igual periodo del año anterior, aunque supera en un 9,9% a la media de los cinco últimos años, según los cálculos del DOE.

El retroceso del precio del petróleo y de algunos de sus derivados se produjo en una jornada en la que el dólar se fortaleció frente a monedas como el euro, que hoy ofrecía un cambio de 1,3220 dólares.

El fortalecimiento del dólar suele presionar a la baja los precios de los contratos de las materias primas como el crudo, que se negocian en la moneda estadounidense y resultan menos atractivos cuando se adquieren con divisas debilitadas ante el dólar.

Ese fortalecimiento coincidió con la publicación de diversos datos económicos que resultaron más positivos de lo esperado y entre los que destacó la cifra semanal de las solicitudes por desempleo en Estados Unidos, que disminuyó en 3.000 y se ubicó la semana pasada en 420.000, el segundo nivel más bajo en este año.