Uno de los seis hermanos

Hacienda sitúa a Jordi Carulla en el centro de la trama de evasión fiscal

La investigación de la Agencia Tributaria sobre un presunto fraude fiscal de la familia Carulla, propietaria del grupo Agrolimen, sitúa en el centro de la trama a uno de los seis hermanos, Jordi Carulla, por su vinculación con el complejo de empresas que habría servido para evadir impuestos.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, Jordi Carulla, que junto a su esposa tributa supuestamente como no residente en España, será el primer miembro de la familia propietaria de Agrolimen a quien el juez que investiga el caso tiene previsto citar a declarar para interrogarle sobre la trama descubierta por la Agencia Tributaria.

Sin embargo, antes de iniciar los interrogatorios el titular del juzgado de instrucción número 4 de Barcelona pretende tener el resultado de varias diligencias que ha ordenado para aclarar algunos detalles del caso, y que han sido declaradas expresamente secretas.

El informe de la Agencia Tributaria que ha dado pie a la investigación coloca a Jordi Carulla al frente del primer eslabón de empresas, domiciliadas en las Antillas Holandesas, que supuestamente sirvieron para evadir impuestos del grupo Agrolimen y que fueron adquiridas a su vez por otras dos sociedades con sede en Costa Rica y Uruguay, países que ofrecen grandes beneficios fiscales.

Además, Hacienda señala que actualmente la participación de Jordi Carulla en el grupo Agrolimen se vehicula a través de dos sociedades dedicadas a la gestión de valores representativos de fondos, tanto de residentes como de no residentes.

A diferencia de sus cinco hermanos, representados en el grupo Agrolimen a través de las empresas MinLlu (Lluís), MinAr (Artur), MinAu (Amèlia), MinMa (Mariona) y MinMon (Montserrat), las sociedades que controla Jordi Carulla no hacen referencia alguna a su nombre.

La Agencia Tributaria apunta además que Jordi Carulla y su esposa habrían eludido el pago de impuestos al fisco al tributar como no residentes, por tener domicilio en Londres, pese a que Hacienda sospecha que residen en Barcelona.

El informe de los técnicos de Hacienda, que ahora está en manos del juez, incluye prospecciones de operaciones sospechosas de fraude fiscal relacionadas con Agrolimen durante al menos cinco años, desde el ejercicio de 2003 hasta como mínimo 2007, según las mismas fuentes.

La investigación sobre los Carulla procede de unas diligencias abiertas en 2008 por la Audiencia Nacional por un presunto delito contra la Hacienda Pública, a raíz del análisis de los movimientos bancarios del banco portugués Espirito Santo, cuyas sedes fueron registradas en el año 2006 en el marco de una operación del juez Baltasar Garzón contra el blanqueo de capitales.

De hecho, ante el juez que investiga a los Carulla han llegado dos informes de la Agencia Tributaria sobre presunto fraude fiscal, el referido a Agrolimen y otro vinculado al empresario Guy Laforest y a su esposa.

El juez instructor ha notificado ya a este último matrimonio el inicio de las diligencias abiertas contra ellos por presunta evasión fiscal al fijar su residencia en Lisboa a efectos tributarios, pese a que al parecer viven en la capital catalana.