Ocupaba oficinas por 50.000 euros al mes

La administración concursal fuerza a Marsans a cambiar de nuevo de sede

Marsans trasladó su sede tras entrar en concurso de acreedores a unas oficinas en la calle Serrano, en Madrid, propiedad de la familia Martínez Núñez, por 50.000 euros al mes. La administración concursal ha forzado el cambio a otros locales por 10.000 euros mensuales.

La administración concursal fuerza a Marsans a cambiar de nuevo de sede
La administración concursal fuerza a Marsans a cambiar de nuevo de sede

Tras solicitar concurso de acreedores y una vez comunicada la venta de Marsans a Posibilitumm -a principios de junio-, el grupo de viajes trasladó sus oficinas del edificio Pórtico a la séptima planta del número 45 de la calle Serrano, en Madrid. Las oficinas, en la zona más exclusiva de la capital, son propiedad de la familia Martínez Núñez, a través de Inversiones del Noroeste.

Los administradores nombrados por el juez en grupo Marsans explican en su informe concursal, cuyo contenido este diario viene publicando en exclusiva desde el pasado viernes, que la previsión de desahucio de la sede central hizo que "los administradores mercantiles Posibilitumm tomaran la decisión de trasladar las oficinas a la planta 7 de la calle Serrano, 45, propiedad del grupo Teconsa (propiedad también del grupo Posibilitumm Business)".

Un representante legal de Martínez Núñez precisó ayer a este diario que la propietaria de las oficinas no es Teconsa, sino Inversiones del Noroeste. La familia Martínez Núñez era dueña de la constructora Teconsa hasta finales de 2009. Entonces traspasó la compañía al mismo grupo que ahora controla Marsans. Y al igual que en el caso de Marsans, Teconsa entró en concurso de acreedores al mismo tiempo que se comunicaba su venta.

Viajes Marsans acordó pagar un alquiler mensual de 50.000 euros el pasado mes de septiembre, explicaron ayer en Inversiones del Noroeste. "Pero no han pagado nada; el viernes recibimos un burofax de la administración concursal de Marsans comunicando el abandono de las oficinas", aseguraron.

"Finalmente", continúa el informe de Viajes Marsans, "esta administración concursal ha decidido recientemente cerrar un acuerdo de alquiler que va a permitir trasladar las oficinas centrales a la calle Orense de Madrid, con un coste mensual inferior a los 10.000 euros".

Los administradores nombrados por el juez en Marsans subrayan en su informe que desde que la compañía de viajes "fuera declarada en concurso, sus administradores Posibilitumm, ahora suspendidos de facultades, se empeñaron en sostener que Marsans era viable". Y todo "pese a que un examen mínimamente diligente de la situación de la compañía evidenciaba que era imposible que ésta saliese adelante". Además la administración insiste que la labor de Posibilitumm como administrador de Marsans "ha sido contraria a las más elementales normas de defensa del patrimonio de la concursada".

Cancelación de alquileres

Los administradores concursales de Marsans han tratado de minimizar los gastos del grupo. Los expertos designados por la titular del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid urgieron a Posibilitumm "la resolución de todos los contratos de arrendamiento de los locales en los que la concursada tenía sus oficinas de atención al público cerca del millar".

Con esta medida los administradores buscaban "que no se generaran créditos contra la masa sin ningún contravalor". Los administradores actuaron en favor de la condonación de las rentas y la aplicación de fianzas, "entregando las posesiones al arrendador". También han colaborado con los desahucios. Esta práctica encontró "en muchas ocasiones la negativa y obstaculización" por parte de Posibilitumm, "sin haber facilitado una justificación" de su oposición, dicen los administradores en su informe.

La cifra

50.000 euros es el precio que Viajes Marsans acordó pagar al mes por alquilar oficinas. El propietario de esos locales denuncia que la empresa no ha pagado.