Los permisos de construcción caen por sorpresa

Las viviendas iniciadas en EE UU suben menos de lo previsto en noviembre

El ritmo de construcción de casas en Estados Unidos aumentó un 3,9% en noviembre, el primer incremento en tres meses, y llegó a una tasa anualizada de 555.000 unidades, informó hoy el Departamento de Comercio de ese país. No obstante, el aumento está por debajo de las previsiones de los analistas, que esperaban un 6% hasta 550.000 unidades.

Por su parte, los permisos de construcción registraron en noviembre un descenso inesperado del 4%, hasta una tasa de 530.000 unidades anuales, el nivel más bajo desde abril de 2009. Los analistas pronosticaban una subida del 1,5%. El mes anterior habían aumentado un 0,9% en dato revisado tras un dato inicial del 0,5%.

En parte esta reducción, que es normal al empezar el invierno boreal, refleja una disminución en los permisos para la construcción de viviendas multifamiliares. Los permisos para viviendas multifamiliares bajaron un 23% a una tasa de 114.000 por año, y las obras en casas adosadas y apartamentos disminuyeron un 9,1% en noviembre a una tasa anualizada de 90.000 unidades, la tercera reducción mensual consecutiva y el nivel más bajo desde junio.

Los permisos para viviendas unifamiliares subieron en noviembre un 3% a 416.000 anuales, y la construcción en este sector creció un 6,9% llegando a una tasa anualizada de 465.000 unidades según el informe del gobierno.

El sector de la vivienda sigue mostrando un comportamiento incierto tres años después del estallido de una burbuja de especulación en torno a las hipotecas que arrastró a Estados Unidos a su peor recesión económica en casi ocho décadas.

La reactivación del negocio inmobiliario sigue frenada por la abundancia de viviendas a la venta, la depreciación de las casas, y las ejecuciones hipotecarias. Según la firma RealtyTrac, que analiza el mercado inmobiliario, los nuevos trámites de ejecución hipotecaria disminuyeron en noviembre a su cifra más baja en dos años.

El mes pasado hubo 262.339 propiedades que recibieron aviso de atraso de pagos o de subasta o que pasaron a manos de los bancos, lo que representa un descenso del 21% respecto al mes anterior, y un 14 por ciento menos que en noviembre del año pasado.