El Congreso aprueba prorrogar el estado de alarma hasta el 15 de enero

Jáuregui: sería demoledor que se repita el plante de los controladores

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la prórroga del estado de alarma decretado ante la crisis de los controladores aéreos hasta el 15 de enero con los votos de PSOE, PNV, CC, mientras que el PP se abstuvo y ERC, IU, ICV, BNG, NaBai y UPyD votaron en contra. El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha alegado que las consecuencias que tendría una situación "siquiera similar" a las del día 3 serían "demoledoras", y que la mera incertidumbre representa "un coste inasumible para el país".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (i), que asistió en el pleno del Congreso al debate de la prórroga solicitada por el Ejecutivo del estado de alarma para garantizar la prestación del servicio aéreo, acompañado del vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba y la vicepresidenta económica, Elena Salgado.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (i), que asistió en el pleno del Congreso al debate de la prórroga solicitada por el Ejecutivo del estado de alarma para garantizar la prestación del servicio aéreo, acompañado del vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba y la vicepresidenta económica, Elena Salgado.

Asimismo, rechazó la propuesta de Esquerra Republicana (ERC) e IU-ICV que planteaban limitar el estado de alarma a las torres del control afectadas por la paralización y poner fin al mismo cuando se constate que no existe ningún problema.

Jáuregui ha subido a la tribuna en el pleno del Congreso para solicitar la autorización de la Cámara Baja para prolongar el estado de alarma, declarado el pasado día 4 tras el abandono masivo e inesperado de los controladores aéreos de sus puestos de trabajo, lo que obligó a cerrar el espacio aéreo.

Según ha argumentado, la sociedad no ha recuperado una percepción de normalidad del tráfico aéreo y, además, persisten incertidumbres sobre el próximo futuro, una inquietud que comparten tanto los ciudadanos como los representantes de los sectores vinculados a la navegación aérea.

Garantizar la normalidad del tráfico aéreo

A su juicio, el Gobierno tiene la obligación de garantizar la normalidad del tráfico aéreo mientras subsistan las causas subyacentes que provocaron el "chantaje", especialmente en días "tan sensibles" para los ciudadanos y la economía como los actuales. Ha aclarado igualmente que los controladores aéreos tienen todos sus derechos "intactos", incluidos el de libertad sindical, negociación colectiva y libertad de expresión.

"Algo más de 2.000 controladores están movilizados para que 47 millones de españoles no vean perturbados gravemente sus derechos, para que la economía de nuestro país no se vea gravemente afectada y para que España cumpla sus compromisos en el tráfico aéreo internacional", ha resaltado.

Para el ministro de la Presidencia, tanto el decreto de estado de alarma como la prórroga del mismo son una respuesta proporcionada a la gravedad de los hechos ocurridos. Una situación que se mantendrá hasta que se recupere la normalidad en la navegación aérea, pero no una normalidad precaria, amenazada o provisional -ha precisado-, o una que dependa de un supuesto compromiso de no volver a hacerlo por parte de los controladores, porque éste "no es tiempo de palabras, sino de seguridades".

Su resumen es que las circunstancias que generaron la declaración de estado de alarma no han sido superadas, persisten problemas que no han podido ser resueltos y la normalidad en la navegación aérea ni es total ni está plenamente garantizada. A ello ha sumado también la apertura de diligencias en diferentes fiscalías para investigar los hechos, así como la incoación de expedientes sancionadores y disciplinarios.

Tras poner el acento en el "carácter neurálgico" de los aeropuertos en cualquier sociedad avanzada, mayor todavía en un destino turístico como España, Jáuregui ha advertido de que "los riesgos se multiplican y una situación semejante a la sufrida a primeros de diciembre sería realmente catastrófica".

Hasta el 15 de enero están programados más de 100.000 operaciones aéreas, con unos 3,5 millones de viajeros, de ellos 2,5 millones en vuelos internacionales.

Jáuregui ha asegurado que tanto el estado de alarma como su prórroga son constitucionales y ha considerado "erróneo" presentarlos como una situación de anormalidad constitucional, porque "lo anormal -ha aducido- son las razones que lo exigen: el sabotaje y la paralización del tráfico aéreo".

Zapatero acude al debate por sorpresa

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asistido finalmente este jueves al pleno del Congreso en el que se ha debatido y aprobado la prórroga del estado de alarma.

El Gobierno explicó el pasado martes que la prórroga la defendería Jáuregui y no el propio Zapatero porque a las 16.30 horas tiene que estar en Bruselas para un Consejo Europeo que fue definido como "importantísimo" por el vicepresidente, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Según fuentes de Moncloa, el presidente ha decidido acudir y permanecerá en el hemiciclo, previsiblemente, hasta las 13.30 horas, antes de la hora prevista de votación.