Reclama contundencia al Parlamento

Blanco fija el 31 de enero como límite para llegar a un pacto con los controladores

Una vez desaparezca después de Navidades el estado de alarma, el Gobierno seguirá negociando con los controladores sus reivindicaciones. Pero la fecha para concluir esta negociación no podrá ir más allá del 31 de enero, ha advertido el ministro de Fomento, José Blanco, durante su comparecencia de esta mañana en el Congreso. Además, la retirada de privilegios a los controladores aéreos en la que está embarcado el Gobierno no tiene marcha atrás. Blanco ha reclamado el respaldo parlamentario a las medidas que se propone adoptar el Ejecutivo para evitar "nuevos sabotajes" promovidos por este colectivo de trabajadores.

José Blanco, ministro de Fomento, en la comisión correspondiente del Congreso
José Blanco, ministro de Fomento, en la comisión correspondiente del Congreso

En el supuesto de que en esta fecha no se alcanzara un acuerdo para renovar el convenio colectivo con los controladores, ha agregado Blanco, el Gobierno "adoptaría otras decisiones" y actuaría en consecuencia. "No voy a ceder al chantaje ni voy a darle carpetazo a las reformas", ha añadido Blanco, quien ha insistido en pedir el acompañamiento del Congreso a las medidas que está tomando el Ejecutivo para doblegar a los controladores

Por otro lado, José Blanco ha considerado justificada la declaración de estado de alarma, último recurso que empleó el Gobierno para devolver la normalidad al espacio aéreo hace dos fines de semana. El ministro ha prometido al Congreso "actuar con toda diligencia" para que "el sabotaje del espacio aéreo llevado a cabo el 3 de diciembre no quede impune".

La reforma estructural de la navegación aérea no se va a parar, ha dicho Blanco. De ahí el propósito de su departamento de intensificar el proceso de liberalización de las torres de control y de la formación de nuevos controladores.

En breve, Fomento sacará dos órdenes ministeriales en la que se identificarán los aeropuertos cuyas torres de control entrarán a concurso para nuevos proveedores de servicios de tránsito aéreo. Las torres que AENA ha estudiado liberalizar en una primera etapa, a lo largo del año que viene, son las siguientes: Alicante, Valencia, Ibiza, La Palma, Lanzarote, Fuerteventura, Sevilla, Jerez, Sabadell, Cuatro Vientos, Vigo, A Coruña y Melilla.

En 2012, Fomento liberalizará el resto de las torres y romperá el monopolio de AENA en la prestación de servicio de control aéreo en España, estimulando la competencia entre las empresas. Hasta ahora, Fomento ha recibido cinco solicitudes que están en proceso de certificación para realizar la provisión de servicios de control de torre procedentes de las firmas ACS, Indra, Gesnaer, Ferroser, Clece y Saerco. Todas las medidas estas medidas liberalizadoras en marcha permitirán reubicar a algo más de 190 controladores el año que viene.

Blanco ha afirmado que esta reforma "es un proyecto común" y busca evitar que los controladores vuelvan a "poner de rodillas al Estado tomando como rehenes a cientos de miles de personas".

El ministro ha relatado en el Congreso todos los privilegios conseguidos por los controladores desde 1999. "Se trata de un edificio de privilegios, cuya fachada más visible eran los salarios desproporcionados, pero que se venía cimentando en un poder absoluto para organizar su propio trabajo, y en una capacidad de influencia decisiva en los procesos formativos y en el acceso a la formación", ha recordado Blanco.

Blanco ha eludido en su primera intervención confirmar si el Gobierno solicitará o no la prórroga del estado de alarma. Sin embargo, todos los grupos parlamentarios, incluido el PSOE, dan por hecho que el Ejecutivo dará este paso para garantizar la paz navideña también en el espacio aéreo.