Usará la mayor tuneladora del mundo

ACS soterrará una autopista en Seattle por 823 millones

El grupo ACS ha sido elegido para el diseño y construcción de un túnel de 2,7 kilómetros que soterrará una autopista que atraviesa la costa de la ciudad de Seattle (EE UU). El presupuesto de la obra es de 1.089 millones de dólares (823 millones de euros).

El nuevo túnel servirá para acabar con una antigua infraestructura, el Alaskan Way Viaduct, que se vio seriamente dañada por un terremoto ocurrido en 2001 y no contaba con las medidas de seguridad necesarias para aguantar otro desastre natural de esa magnitud. Tras nueve años de discusiones por el elevado coste de la obra y la búsqueda de soluciones alternativas al túnel, el Departamento de Transporte del Estado de Washington hizo pública ayer la adjudicación al grupo ACS de la obra, valorada en 1.089 millones de dólares (823 millones de euros).

Con la obtención de este contrato, logrado por ACS a través de su filial Dragados USA y en el que se verá acompañado por un socio norteamericano (Tutor Perini), ACS pretende "ofrecer un importante cambio estético a la ciudad y mejoras en la circulación de esta arteria".

Las dos vías que circulan por encima de la costa de Seattle se verán sustituidas por un túnel de 2,7 kilómetros, lo que servirá para soterrar el elevado tráfico que soporta esa vía, con un tránsito de más de 110.000 vehículos diarios.

ACS 32,00 2,37%

La obra se ejecutará con la tuneladora de presión de tierras más grande construida hasta el momento en el mundo, con un diámetro de 17,5 metros (el de las utilizadas en la construcción de la M-30 en Madrid medía 15 metros). El nuevo túnel permitirá la circulación en los dos sentidos, separados en dos niveles. El contrato incluye también las obras de acceso al túnel, y todos los sistemas necesarios para una circulación segura, tales como ventilación, vigilancia, alumbrado y protección contra incendios, entre otros. Está previsto que la obra, que comenzará a principios de 2011, esté culminada en diciembre de 2015, un año antes de lo inicialmente estimado.

Con este contrato, ACS refuerza su posición en el mercado norteamericano, en el que hace apenas dos meses también se adjudicó la construcción de una estación de metro en Nueva York por 447 millones de dólares (320 millones de euros). El grupo constructor también ha obtenido la precalificación para la mayor concesión en la historia de Nueva York, valorada en 750 millones de euros. Se trata de la sustitución del viejo puente de hierro Goethals, que une Nueva York con Nueva Jersey, por una nueva estructura de seis carriles con peaje.