CincoSentidos

Los hoteles de lujo encaran la crisis con ligeras inversiones

Las grandes cadenas añaden nuevos servicios y hoteles a su red.

Los hoteles de lujo encaran la crisis con ligeras inversiones
Los hoteles de lujo encaran la crisis con ligeras inversiones

La recuperación llega poco a poco al turismo mundial y los hoteles de lujo han querido tomar posiciones para sacar el máximo provecho a la mejora de la afluencia de visitantes. Algunas de las marcas con más caché del mercado cerrarán el año con nuevas incorporaciones, mientras que otras han emprendido la remodelación de algunos de sus establecimientos más emblemáticos. "Los indicadores muestran que lo peor ya ha pasado, pero es difícil predecir el futuro", indican fuentes del grupo hotelero Starwood, que recalcan que "el lujo no solo está vivo, sino que está creciendo y está viviendo un fuerte repunte de los ingresos por habitación disponible (revpar, por sus siglas en inglés)".

En esta línea, Small Luxury Resorts ha registrado un aumento de sus reservas del 16% hasta septiembre de este año, una mejora que ha sido posible gracias a que a principios de este año añadió 47 hoteles a su red, con lo que supera los 500 establecimientos. Por su parte, a la cadena Leading Hotels of the World se adhirieron en noviembre siete nuevos establecimientos, entre los que se incluyen el Al Areen Palace, de Bahrein, y el Kempinski Nile Hotel, de El Cairo. Mientras, otra de las enseñas premium, Relais & Chateaux, ha añadido 37 nuevos establecimientos a su catálogo de 2011, mientras que ha eliminado 12 referencias.

Los datos llaman la atención habida cuenta de que estas cadenas suelen ser muy selectivas a la hora de incorporar nuevos establecimientos a su red, en especial, en lo que se refiere a la calidad de los servicios que recibe el cliente. Según explica el presidente de Relais & Chateaux, Jaume Tàpies, "la filosofía de la cadena está basada en cinco ces: carácter (el establecimiento tiene que tener un carácter basado en la región donde está enclavado), cortesía (el personal tiene que transmitir esta cordialidad), charme (encanto), calma y finalmente, cocina".

Los hoteleros deben prestar cada vez más atención a las innovaciones y la personalización del servicio

En el capítulo de las remodelaciones, uno de los protagonistas es la firma Beachcomber, que ha invertido 100 millones de euros en la reconstrucción de su hotel Trou aux Biches, en Isla Mauricio, uno de sus establecimientos más emblemáticos. Otro de los hoteles míticos que ha pasado por el quirófano recientemente es el Savoy de Londres, perteneciente al grupo Fairmont, que volvió a abrir sus puertas en octubre de este año después de realizar obras por valor de 260 millones de euros. El grupo ha restaurado en los últimos dos años otros hoteles, como el Saint Andrews, de Escocia.

El avance de las enseñas de lujo parece ser una muestra de que en los gestores de los hoteles ha calado el mensaje lanzado por el informe Hoteles 2020: más allá de la segmentación, publicado por Amadeus. El documento vaticina que en los hoteles del futuro será vital escuchar las necesidades del cliente, ofrecer servicios muy personalizados e incorporar todas las innovaciones.

Por lo que respecta a las estrategias comerciales frente a la crisis, Leading Hotels of the World recomendaba en su informe Hoteles de lujo y Recesión que el recorte de precio no era un "buen negocio". En este sentido se expresa Carlos Quereda, director de marketing de uno de los hoteles de la firma en España, Marbella Club. "Creemos de verdad que nuestros clientes buscan una vivencia extraordinaria, algo por lo que siempre se está dispuesto a pagar un poco más. Nos diferenciamos por nuestros altos estándares de servicio y calidad, exclusividad y estilo", apostilla.

El Castell, ejemplo de inversión continuada

El director del hotel El Castell, Jaume Tàpies, subraya que en el momento en el que su familia adquirió los terrenos donde se construyó el hotel, el castillo que domina el alto de la colina estaba en estado de abandono y que, en principio, los planes de la familia pasaban por reconstruirlo.

"No se autorizó la reconstrucción, por eso, el hotel está en la falda de la montaña y poco a poco se han obtenido las autorizaciones y se ha ido restaurando", cuenta Tàpies.

El hotel, ubicado en la localidad de La Seu d'Urgell (Lérida) y perteneciente a la cadena Relais & Chateaux, cuenta hoy día con unas instalaciones suplementarias envidiables, ya que en sus 40 años de vida, la familia ha ido invirtiendo parte de las ganancias en la restauración del castillo. Hoy su salón principal, rodeado de un impresionante jardín, sirve para dar banquetes (en bodas u otro tipo de celebraciones) y para albergar presentaciones. En la actualidad, la familia Tàpies ha acometido la restauración de las mazmorras del castillo.