Es la tercera querella en torno a la compañía

Minoritarios de Metrovacesa se querellan contra el consejo de la inmobiliaria

Un grupo de accionistas minoritarios de Metrovacesa han presentado una querella ante la Fiscalía Anticorrupción contra el consejo de administración de la inmobiliaria que presidió Román Sanahuja y contra el actual máximo órgano de gestión de la empresa.

Los minoritarios denuncian una serie de "actuaciones irregulares y presumiblemente ilegales" en la empresa, que pudieran ser constitutivas de supuestos "delitos societarios y de estafa", así como de "apropiación indebida".

La querella se suma a los otros dos procedimientos judiciales iniciados en los últimos meses en torno a la inmobiliaria, actualmente controlada por un grupo de bancos y cajas, y a sus ex gestores.

Recientemente, el Juzgado de Primera Instancia número 51 de Madrid acaba de admitir a trámite la querella que la Fiscalía Anticorrupción presentó contra el ex presidente de Metrovacesa Joaquín Rivero por la comisión de un presunto delito de abuso de información privilegiada en la compra en 2005 de acciones de la inmobiliaria que entonces presidía.

Días antes, el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Madrid había admitido también a trámite la demanda que Metrovacesa había presentado en septiembre contra Joaquín Rivero por los supuestos perjuicios ocasionados a la empresa con dos operaciones mercantiles realizadas en 2003 y 2007.

En este tercer caso, un grupo de accionistas minoritarios, representados por el abogado José Luis Abascal, denuncia actuaciones de compra y venta de activos realizadas por la empresa cuando estaba controlada y presidida por Román Sanahuja, según adelanta el diario 'Negocio'.

Además, denuncia la "connivencia" que consideran mantiene el actual consejo sobre dichas actuaciones del anterior equipo gestor, según indicó Abascal.

Compras y ventas en Londres

En concreto, en la querella los minoritarios señalan que la torre del banco HSBC de Londres, comprada por Metrovacesa en 2007 por 1.600 millones, había sido adquirida previamente por una sociedad vinculada a los Sanahuja, "encareciendo con ello el precio". Aseguran que lo mismo ocurrió con la compra del complejo también londinense Walbrook Square.

Asimismo, la querella indica que en el momento en que Metrovacesa compraba la torre del HSBC, Sanahuja solicitaba a esta entidad un préstamo de 500 millones de euros para comprar un paquete de acciones de la inmobiliaria.

Según la demanda, Metrovacesa perdió 450 millones de euros con la compraventa de la torre londinense y 180 millones con la del complejo Walbrrok Square.

En cuanto a las acciones del actual consejo, los minoritarios demandantes indican que los Sanahuja aportaron a la inmobiliaria activos valorados por 401 millones de euros para saldar una deuda que tenían con la empresa en una operación que "se realizó sin la preceptiva tasación de una entidad independiente".