Igual que su socio Díaz Ferrán

Gonzalo Pascual es declarado insolvente

El Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid ha declarado en concurso necesario de acreedores (antigua suspensión de pagos) a Gonzalo Pascual, que ha perdido el control sobre su patrimonio, como le ha sucedido a su socio Gerardo Díaz Ferrán.

Gonzalo Pascual, copropietario de Marsans
Gonzalo Pascual, copropietario de Marsans

En un auto, al que ha tenido acceso, el juez Javier Yáñez considera que está "plenamente acreditado" que Pascual ha incumplido de forma generalizada las obligaciones de pago a sus acreedores, como sostenía la empresa de viajes Olympia Mediterránea, que el pasado 27 de septiembre pidió que se le declarara insolvente.

Al tratarse de un concurso necesario (solicitado por un acreedor) y no voluntario (presentado por el propio deudor), el juez ha acordado suspender las facultades de Pascual para administrar y disponer de su patrimonio, que quedará sometido a las decisiones de los administradores concursales.

Así, ha nombrado como administradora abogada a María del Carmen Fernández y como administrador economista a Paulino Pérez, al tiempo que ha designado a NH Hoteles como administrador representante de los acreedores.

NH Hoteles se unió a Olympia al solicitar el 29 de septiembre el concurso necesario de acreedores de Pascual, en un escrito en el que además apuntó que habría cometido alzamiento de bienes.

Según fuentes jurídicas consultadas, Pascual dejó pasar el plazo de oposición a la petición de Olympia pero contestó a la de NH Hoteles para reconocer que no contaba con recursos suficientes para pagar a sus deudores pero que en ningún caso había cometido alzamiento de bienes, un delito castigado en la vía penal con una condena de entre uno y cuatro años de prisión.

En el auto, el juez Javier Yáñez otorga un plazo de 10 días a Pascual para que presente una memoria que contenga los datos de sus actividades en los últimos tres años, así como una valoración de sus posibles planes para pagar a los acreedores.

Además de una relación de sus deudas, deberá entregar un inventario de bienes y derechos, con el valor al que fueron adquiridos y el posible valor que tendrían actualmente.

Por su parte, los acreedores de Díaz Ferrán tendrán un mes de plazo desde la publicación del escrito para comunicar a la administración concursal los importes que les adeuda Pascual.

El empresario ha seguido los pasos de su socio Gerardo Díaz Ferrán, declarado insolvente el pasado lunes y con el que compartió durante décadas la propiedad del grupo Marsans, vendido en junio a la sociedad Posibilitumm, dedicada supuestamente a reflotar empresas en crisis.

La situación de ambos empresarios se complicó en verano, debido a los numerosos procedimientos presentados en los juzgados de primera instancia por sus acreedores, que pedían en su mayoría el embargo de bienes de Pascual y Díaz Ferrán.

A ello hay que sumar el embargo preventivo de bienes por valor de 417,4 millones que acordó el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid a principios de noviembre para cubrir el agujero patrimonial de Viajes Marsans.