Se recortará 360 millones

El superávit de la Seguridad Social en 2010 será menor al previsto por la desviación de inflación

La mayor desviación al alza de la inflación en noviembre, que alcanzó el 2,2% según el IPCA, recortará alrededor de 360 millones de euros el superávit de unos 3.000 millones con el que el Gobierno esperaba que cerrara este año la Seguridad Social.

Así lo ha puesto de manifiesto el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, en rueda de prensa para valorar los datos del paro. Granado esgrimió que la desviación del IPC del 1,2% (frente al objetivo del 1%) sobrepasa la previsión del 0,8% que estimaba el Gobierno en los Presupuestos de 2010.

En concreto, esta desviación "más intensa" de la evolución de los precios lastrará los 'números verdes' de la Seguridad Social a razón de unos 90 millones de euros por cada una de las cuatro décimas, esto es, unos 360 millones en total.

Aún así, el secretario de Estado quiso aclarar que este desfase en la estimación de superávit no va a producir un "descuadre" de las cuentas públicas y por lo tanto, no impactará en los objetivos de déficit comprometidos.

"Será un cierre del ejercicio muy similar a lo presupuestado", subrayó Granado, para después cifrar en unos 2.800 millones el superávit con el que la Seguridad Social cierre este ejercicio, al tiempo que resaltó el "esfuerzo impresionante" en la contención del gasto.

El responsable de la Seguridad Social recordó que estos 360 millones menos en el superávit del organismo se incluyen dentro de la compensación a los pensionistas de 2.472 millones de euros por esta desviación de la inflación.