Reformas para salir de la crisis

El fin de los 426 euros deja sin ayuda a más de medio millón de parados

La supresión de la ayuda de 426 euros era la crónica de una muerte anunciada. El presidente José Luis Rodríguez Zapatero anunció ayer en el Congreso el fin de la prestación para desempleados sin cobertura más allá de febrero, fecha en la que expira. Hasta septiembre, 688.894 personas pudieron beneficiarse de este programa. Esto es, 1.392 millones de euros con cargo a las arcas del Estado.

El paquete de medidas anunciado ayer, y que será previsiblemente aprobado mañana en el Consejo de Ministros, fue la réplica a una pregunta de Mariano Rajoy. Y la sorpresa del líder de la oposición fue mayúscula. Entre otras iniciativas, el Ejecutivo suprimirá la que sería la tercera prórroga del Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción (Prodi).

Esta última vuelta de tuerca no tiene otro objetivo que asegurarse la reducción del déficit y calmar los mercados. Los temores de los inversores extranjeros han disparado el diferencial del bono a diez años con el alemán, habiendo traspasado momentáneamente el umbral de los 300 puntos básicos. El fin de la ayuda se produce además en un contexto en el que el paro persiste en los dos dígitos con un 19,8% de la población activa. El dato positivo lo da la amplia tasa de cobertura por desempleo que en septiembre daba algún amparo al 79,1% de los parados.

Ayuda con fecha de caducidad

Pero lo cierto es que la eliminación de la renta asistencial para los desempleados sin cobertura contributiva y social ha sido una opción barajada hace meses. Ya en mayo, se especulaba con la posibilidad de no dar luz verde a una segunda prórroga. Entonces, la secretaria general de empleo, Maravillas Rojo, recordaba que la ayuda era de carácter temporal. Seguidamente, el Gobierno la aprobó pero endureciendo algunos criterios: solo podría ser percibida por aquellos parados mayores de 45 años y con cargas familiares en los únicos beneficiarios. Con todo, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, insistía aún el lunes que su departamento estudiaba sustituir la prestación por un programa que combine "alguna ayuda" con formación activa de empleo: "queremos pasar de un programa de política pasiva a una activa". Cabe recordar que Gómez estrenó cartera ministerial con unas declaraciones en las que argumentaba la conveniencia de prolongar el Prodi. Pocos días después, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, rectificaba las palabras del titular de Trabajo con un mensaje contundente a los inversores: cualquier prórroga estaría supeditada al margen presupuestario. Algo que no ha ocurrido.

Los sindicatos tildan la medida de antisocial

El anuncio no ha sido plato de buen gusto para los principales sindicatos. Tanto CC OO como UGT calificaron de "antisocial" la decisión de no prorrogar la ayuda de 426 euros a los parados sin cobertura.

El secretario de Comunicación y portavoz de CC OO, Fernando Lezcano, aseguró que a finales de diciembre unas 560.000 personas dejarán de percibir prestaciones contributivas, cifra que se elevará a 700.000 personas a mediados de 2011. También afirmó que en la actualidad cerca de 477.000 familias no disponen de ingresos de ningún tipo. Por su parte, el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, apuntó que la medida significará que "casi 600.000 personas se queden sin nada".