Supone una caída del patrimonio del 3,6%

Los fondos sufren reembolsos por 5.500 millones en noviembre por culpa de Irlanda

La "tocada" industria de la inversión colectiva ha registrado reembolsos por importe de 5.500 millones de euros en el mes de noviembre, que ha supuesto una caída del patrimonio del 3,6% respecto a octubre, según datos de Ahorro Corporación.

La entidad subraya que el ritmo de los mercados financieros, marcado por la debilidad de la situación económica de Irlanda y su rescate, ha tenido una influencia negativa en el mercado de fondos. Así, el 67% de la caída patrimonial de estos productos ha venido motivada por reembolsos y el 33% restante por las pérdidas sufridas como consecuencia de la tendencia bajista de los mercados.

Asimismo, la firma recuerda que las dudas sobre cómo se resolverá la situación de Irlanda, el temor a un contagio al resto de economías periféricas y el gran interrogante que se cierne sobre la moneda comunitaria fueron "las losas" de las principales plazas bursátiles, que ampliaron aún más las pérdidas acumuladas en el año.

Así, el patrimonio total gestionado por los fondos registrados en España se situó a cierre de noviembre en 145.700 millones de euros, perdiendo por primera vez la cota de los 150.000 millones de euros.

La pérdida patrimonial se convierte en el mayor retroceso patrimonial experimentado en el año, sólo igualado por el de mayo, cuando la industria perdió la misma cifra tras el rescate de Grecia.

La industria ha registrado un "significativo cambio" en el patrón de comportamiento mostrado durante todo el año, ya que en los diez primeros meses fueron los fondos monetarios y de renta fija a corto plazo los que sufrían los mayores reembolsos mensuales, con ligeras caídas en el resto de las categorías.

En esta ocasión, los fondos garantizados han acompañado a los activos de renta fija en el descenso. "Si hasta el momento habían sido los productos garantizados los grandes vencedores de un mal año, con crecimientos hasta octubre de 2.500 millones de euros, en noviembre han resultado ser los grandes perjudicados, con un doble golpe", explica Ahorro Corporación.

En este sentido, explica que, por un lado, la garantía de 1.900 millones de euros llegaba a su fin, lo que ha hecho mella en la evolución patrimonial con reembolsos por valor de 700 millones de euros.

Por otro lado, la negativa evolución de los mercados financieros ha dañado la valoración de 'los liquidativos' tanto en su parte de renta fija como en la de renta variable, provocando descensos patrimoniales de otros 900 millones de euros. La caída patrimonial sufrida por esta categoría ha sido de 1.600 millones de euros.

Ahorro Corporación también destaca que el miedo inversor quedó reflejado en los rendimientos obtenidos por los fondos. Todas las categorías, salvo la inversión libre que recoge datos de meses anteriores y se revalorizó un 0,7%, cerraron noviembre en 'números rojos'.

Así, los productos cayeron un 3,3% en el mes, aunque en lo que va de año la rentabilidad es positiva (+2,8%). Asimismo, los fondos mixtos de renta variable cayeron un 1,2% y en los once meses suben un 0,9%.

En renta fija, los 'mixtos renta fija' cayeron un 1,3% en noviembre y acumulan un descenso del 0,3% en lo que va de año; la renta fija duración cae un 1,2% en el mes pero sube un 0,5% en el año y la renta fija a corto plazo registra una caída mensual del 0,2% pero repunta un 0,1% en el año.

Por último, los fondos inmobiliarios cayeron un 0,4% en noviembre y descienden un 4,2% en el año, mientras que los fondos monetarios y garantizados descendieron un 0,1% y un 1,7% en el mes, respectivamente, aunque los primeros suben un 0,3% en el año y los segundo retroceden un 1% en los once meses.

"Con el año a punto de acabar, el mercado no debería esperar grandes cambios en la evolución de la inversión colectiva para 2010, con serias caídas en los productos conservadores y una renta variable marchando al son de las noticias de la Europa periférica", indica Ahorro Corporación.

Así, subraya que diciembre suele ser un mes en el que las redes comerciales centran sus esfuerzos en los planes de pensiones y tienden a congelar las acciones con fondos, por lo que "sólo cabe esperar a conocer qué cota alcanzará la industria a cierre de año y hacer buenos propósitos para el siguiente".