Petróleo EE UU

El barril de crudo de Texas baja un 1,88% y acaba noviembre a 84,11 dólares

El crudo de Texas bajó hoy un 1,88% en la Bolsa Mercantil de Nueva York y cerró noviembre a 84,11 dólares por barril (159 litros), en una jornada marcada por el fortalecimiento del dólar y por noticias poco alentadoras provenientes del sector inmobiliario estadounidense.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para enero habían restado 1,62 dólares al precio de cierre del lunes.

Pese a ese descenso, los contratos de crudo con vencimiento más próximo cerraron el mes 2,68 dólares (3,29%) por encima que el precio con el que contaban al fin de octubre, mes que acabaron a 81,43 dólares por barril.

Los contratos de gasolina y de gasóleo de calefacción para entrega en diciembre restaron dos y cuatro centavos, respectivamente, al precio de la jornada anterior para terminar a 2,26 y 2,31 dólares por galón (3,78 litros).

El galón de gasolina es hoy 16 centavos (7,61%) más caro que hace un mes, mientras que el gasóleo acumuló en noviembre un avance de nueve centavos (4,05%).

Por su parte, el gas natural se depreció tres centavos de dólar y sus contratos para diciembre terminaron a 4,18 dólares por cada mil pies cúbicos, un precio que es quince centavos (3,72%) más alto que el que este combustible tenía en la última sesión del mes pasado.

Con los retrocesos de este martes, el crudo y sus derivados interrumpieron la tendencia alcista con la que abrieron la semana en Nueva York, después de que hoy el dólar se fortaleciera ante monedas como el euro, que se cambiaba a 1,3009 dólares, frente a los 1,3123 del lunes.

El fortalecimiento del dólar suele presionar a la baja los precios del petróleo, ya que, al negociarse en esa moneda, resultan más caros si se adquieren con divisas depreciadas frente al llamado "billete verde".

Además, los operadores conocieron hoy que el precio de las viviendas unifamiliares en las veinte mayores ciudades de EEUU cayó en septiembre un 0,7% respecto al mes anterior, con lo que acumula un encarecimiento del 0,6% en el último año, según el índice Case-Shiller de Standard & Poor's.

Se trata del ritmo interanual de recuperación de los precios más lento registrado en los últimos ocho meses y está por debajo de lo previsto por los analistas, quienes vieron así cómo aumentaban sus temores acerca del fortalecimiento de la economía estadounidense y el consiguiente aumento de demanda energética.