Investigación por abuso de posición dominante

Bruselas inicia la batalla contra Google

La Comisión Europea (CE) ha abierto una investigación antimonopolio para determinar si Google penaliza a sus competidores en las búsquedas en línea, tanto gratuitas como de pago. El proceso responde a las denuncias de otros proveedores de servicios de búsqueda que entienden que sus servicios resultan penalizados en los resultados de las búsquedas gratuitas y de pago de Google. El Ejecutivo comunitario advirtió aún así en un comunicado que este proceso "no implica que la CE disponga de pruebas de tales infracciones".

La Comisión Europea ha iniciado hoy lo que podría convertirse en otra batalla épica contra un gigante informático estadounidense, similar a la que libró durante 10 años y ganó contra Microsoft. Tras varios meses de sopesar la conveniencia de embarcar a su departamento en tan incierta campaña, el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha anunciado hoy la apertura de una investigación antitrust contra Google.

Los cargos contra el buscador por excelencia de internet son graves: presunto abuso de posición dominante en su área de negocio. Una acusación que a la compañía de Bill Gates le costó multas de varios cientos de millones de euros.

La investigación se ha abierto después de que Almunia recibiera varias quejas de otros buscadores, que acusaban a Google de discriminación en los resultados de sus búsquedas. Bruselas deberá comprobar si la compañía de Sergey Brin y Larry Page efectivamente relega a sus rivales en las pantallas de resultados para reducir su potencial competencia.

GOOGLE 122,65 2,36%

La Comisión analizará también si es cierto que Google impone ciertas condiciones a las empresas con las que mantiene relaciones comerciales, para impedirles que coloquen en sus páginas web anuncios de otros competidores. en el negocio de la publicidad.

El departamento de Almunia insiste en que la apertura del expediente no implica que disponga de ninguna prueba de que se han cometido las citadas infracciones. "Sólo significa", precisan, "que la Comisión convierte en una prioridad la investigación en profundidad del caso". Sólo eso, pero para Brin y Page puede ser el comienzo de una pesadilla judicial de la que pueden encontrar muchos antecedentes si teclean "Microsoft" en su buscador o en el de los competidores.

Por su parte, desde Google señalaron que trabajan "concienzudamente" para hacer lo "mejor" tanto para los usuarios como para la industria. Afirmó que está abierto a recomendaciones y a trabajar con la Comisión Europea (CE) para abordar cualquier "inquietud", según recoge Efe.

Desde la dirección de Google para España y Portugal defendieron su trabajo y se mostraron dispuestos a colaborar con las autoridades europeas.

Google trabaja para "garantizar" que los anuncios estén siempre "claramente marcados" y que sea "posible y fácil" que los usuarios se lleven sus datos cuando cambien de servicios, según afirmaron. Asimismo, la empresa destaca que invierte mucho en proyectos de código abierto.