Plantean vías alternativas de financiación

Los supervisores piden que el fondo de seguros incluya autos

Casi toda Europa carece de Fondos de Garantía de Seguros (FGS). Pero los países sí tienen mecanismos para pagar los siniestros causados por autos robados o sin asegurar. Los supervisores europeos desean que los futuros FGS abarquen el ramo de motor en lugar de coexistir dos sistemas de respaldo. También proponen vías alternativas para dotar los FGS.

Los supervisores piden que el fondo de seguros incluya autos
Los supervisores piden que el fondo de seguros incluya autos

El comité europeo de supervisores de seguros (Ceiops) prefiere que exista un único sistema de respaldo a las pólizas en cada país. En un documento remitido la semana pasada a la Comisión Europea (CE), recomienda que los futuros FGS abarquen también los esquemas nacionales de respaldo ante accidentes de automoción sin seguro.

Si bien la mayoría de los Estados carece de un FGS -o si lo tienen es de alcance restringido-, todos los países cuentan con algún tipo de esquema que vela por el pago de indemnizaciones a las víctimas de accidentes donde el culpable es un vehículo robado, sin identificar, carente de seguro o cubierto por una compañía en quiebra.

"El Ceiops se pregunta si es deseable mantener dos sistema separados, sobre todo por la naturaleza voluntaria de la cobertura de los fondos de garantía del ramo de automoción en caso de fallo del seguro", anota el documento. "Desde el punto de vista del consumidor, este doble sistema resultaría muy confuso porque el seguro obligatorio de autos suele venderse con coberturas adicionales".

En España, el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) atiende los siniestros causados por los vehículos que se dan a la fuga, son robados o en los que la entidad que los cubre es incapaz de pagar. El CCS financia esta labor a través de un recargo que se aplica a todas las pólizas de motor. Aparte, realiza tareas de seguro directo al otorgar la cobertura mínima obligatoria a aquellos conductores que no son atendidos por el sector privado, así como a los vehículos propiedad de administraciones que así lo deseen.

La CE presentó el pasado junio un libro blanco con sus propuestas de cara a constituir en cada país miembro un fondo que dé a los clientes de seguros una protección equiparable a la que disfrutan los usuarios de banca a través del fondo de garantía de depósitos (FGD).

El Ceiops estima que "establecer un FGS que cubra todas las reclamaciones vida y no vida en caso de quiebra, incluyendo aquellas de motor, cumpliría el objetivo de lograr un marco coherente en el ámbito comunitario". Y concluye, "si se mantuviera un sistema separado para los coches, sería importante reforzar la comunicación entre los proveedores de la garantía".

Vías de financiación

Sobre la mesa queda pendiente dilucidar cómo se financiará la nueva protección. La CE proponía un método simple: aplicar un recargo con carácter preventivo (ex ante) a las pólizas de nueva producción en función de las primas brutas. El Ceiops, sin cerrarse a esta alternativa, sugiere que se sopesen otras opciones, como un recargo en base a las provisiones técnicas o los valores de rescate, para el ramo de vida.

El sector reclama apoyo para el ahorro previsión

En pleno debate sobre la reforma de las pensiones públicas, el sector asegurador reclamó ayer medidas de apoyo para el ahorro destinado a la jubilación. "Hay que fomentar todos los instrumentos de previsión empresarial e individual con medidas concretas", apuntó Javier de Agustín, consejero delegado de Axa España, durante las XXII jornadas sobre Vida, pensiones y previsión social complementaria organizadas por la aseguradora y El Nuevo Lunes.

El ejecutivo instó a favorecer el cobro de prestaciones en forma de renta vitalicia, volver a separar los límites de aportación de las compañías y de sus trabajadores, así como permitir seguros de dependencia financiados por las empresas. También propuso crear una nueva modalidad de planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) con garantía de tipos de interés y fomentar el ahorro previsión a largo plazo diferenciándolo del especulativo mediante un tipo de gravamen diferenciado para los fondos que se hayan generado durante periodos superiores a 10 años.

Durante su intervención, Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, destacó que "solo quedan cuatro legislaturas para abordar la reforma de las pensiones públicas". A partir de 2025, habrá una mayoría de votantes mayores de 50 años que, por lógica, se opondrán a reducir o endurecer las prestaciones del sistema. Ángel Martínez-Aldama, director general de Inverco, recordó que otros países han emprendido pasos tales como aumentar la tasa de cotización, ampliar los años para tener derecho a pensión, retrasar la edad de retiro o rebajar la tasa de sustitución de ingresos.

¿A quién cubrirá el sistema de protección?

La constitución de Fondos de Garantía de Seguros (FGS) conlleva un debate importante: ¿a quién protegerá el sistema? En su libro blanco, la Comisión Europea (CE) propone que resguarde de las quiebras a los particulares y las microempresas.

El Comité de Supervisores (Ceiops) concuerda conque no todas las personas jurídicas merecen estar protegidas, pero sugiere que se deje a cada Estado miembro la potestad de definir el alcance de la garantía.

Los reguladores afirman que "incluir a grandes empresas ... conlleva un riesgo moral". Se supone que estas instituciones son actores bien informados que deben saber discriminar entre compañías fiables y dudosas a la hora de elegir un proveedor de seguros.

Precisamente, ésta es la razón por la que ramos de naturaleza empresarial como buques, ferrocarriles, transporte, aviación o crédito no deben estar protegidos por los FGS.