_
_
_
_
Analiza ofertas para colocar hasta 1.600 millones en bonos

Valencia estudia llevar al límite sus emisiones de deuda de este año

La Generalitat Valenciana no descarta alcanzar el límite de su capacidad de emisión de deuda para este año. El Ejecutivo que preside Francisco Camps aún puede colocar 1.600 millones. De momento, ha solicitado ofertas para emitir entre 600 y 1.000. La posibilidad de que exista un tramo minorista está en el aire.

La Generalitat Valenciana prevé tener listo esta misma semana el análisis de "una veintena de ofertas" que ha recibido de entidades financieras para lanzar una emisión de bonos antes de que finalice el año. Según explicó ayer el director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Jorge Vela, la cuantía para la que se han solicitado ofertas oscila de 600 a 1.000 millones de euros, "aunque podría ser más".

En total, la Generalitat tiene posibilidad de intentar colocar antes de que acabe este ejercicio hasta 1.600 millones. Alcanzar esa cantidad dependerá de cómo se comporte el mercado. A pesar de que los compromisos de pago para este ejercicio están cubiertos, según explica la Generalitat, la entrada de liquidez en la maltrecha caja del Gobierno valenciano sería más que bienvenida.

Respecto a las condiciones de la emisión, Vela no quiso dar detalles. Respecto al plazo se baraja de doce meses a tres años. De la rentabilidad, el responsable del IVF prefirió no pronunciarse. Distintas fuentes del mercado situarían el interés entre el 4,5% y el 5,5% dependiendo de si se coloca a uno o tres años. La rentabilidad en todo caso estará por encima de las ofertas para captar pasivo que actualmente existen en el mercado financiero.

Tampoco quiso asegurar Vela si la emisión tendrá un tramo minorista, aunque en el sector se da prácticamente por seguro, tras el éxito en Cataluña de la denominada deuda patriótica. De hecho, es en ese espejo de sobredemanda que permitió a Cataluña incrementar la emisión prevista inicialmente, en la que se basa el Gobierno valenciano para hacer sus previsiones. "Ante el cierre de unos mercados mayoristas, si el tramo minorista se puede abrir, por supuesto es una alternativa más a todos los instrumentos que ya tiene la Generalitat Valenciana", confirmó Vela.

El Gobierno valenciano se apoyó en las dos cajas de ahorros valencianas, Bancaja y CAM, para colocar su última emisión de 1.000 millones, que se repartieron a partes iguales. Las entidades, que después están colocando esta deuda entre sus clientes, cobran una comisión del 3% a la Generalitat. Este sistema también lo ha utilizado el País Vasco recientemente.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_