La CE y las operadoras apuestan por compartir inversiones

Bruselas extremará la vigilancia para que las 'telecos' no restrinjan internet

Nadie pudo acusar ayer a la Comisión Europea de falta de contundencia. El comisario Joaquín Almunia lo dijo alto y claro: Bruselas extremará la vigilancia para que las operadoras no lleguen a acuerdos que condicionen la neutralidad de la red. "Europa va a intervenir contra ello", aseguró.

Bruselas extremará la vigilancia para que las 'telecos' no restrinjan internet
Bruselas extremará la vigilancia para que las 'telecos' no restrinjan internet

El escenario era propicio. La tercera edición del encuentro internacional que todos los años organiza la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en Barcelona, con un auditorio plagado de representantes de las operadoras, de empresas tecnológicas y de internet y de reguladores de varios países. El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, era el encargado de hacer la conferencia inaugural de unas jornadas dedicadas a dos temas principales: la neutralidad de la red y el impulso a las nuevas infraestructuras de banda ultraancha.

No hubo tibieza en ninguna de las manifestaciones del comisario. Lo primero que hizo fue encuadrar qué se entiende desde Bruselas por neutralidad de la red: "Un operador no respeta la neutralidad de la red cuando bloquea, ralentiza u ofrece un tratamiento preferencial a ciertos contenidos", explicó.

En el marco actual de la UE, los consumidores deben ser informados si se ponen limitaciones al acceso. Pero esto puede no ser suficiente, recalcó Almunia. "No les quepa duda de que la Comisión Europea intervendrá para sancionar prácticas restrictivas que creen barreras de entrada a los nuevos mercados de servicios digitales".

Para Almunia, desde esa perspectiva no hay ninguna diferencia entre la vieja y la nueva economía. Se trata de frenar los cárteles y para eso están las normas de competencia. Más allá del discurso, las palabras del comisario cobran importancia porque indican que el tema de la neutralidad de la red no solo será vigilado por los servicios de telecomunicaciones que dependen de Neelie Kroes y cuya regulación tiene un alcance menos expeditivo, sino desde los de competencia, con todo el poder y capacidad ejecutiva que eso supone. "Nuestra acción contra los cárteles sigue plenamente vigente en el mundo digital e intervendremos si los operadores concluyen acuerdos ilegales para excluir determinados servicios u operadores".

También recordó que está pendiente la presentación de los resultados de la consulta pública que la comisión cerró el 30 de septiembre sobre neutralidad de la red. El informe se presentará antes de fin de año en el Parlamento, aseguró.

Pero Almunia no solo fue contundente con la libertad en la red, sino también con los compromisos de extensión de banda ancha. La comisión se ha planteado como meta que el acceso a internet a 30 megas sea universal en 2020 y que el 50% de los hogares tengan velocidades superiores a 100 megas.

Bruselas sabe que esta meta es difícil y más en los tiempos actuales. Por eso su receta es la coinversión. Almunia hizo un llamamiento a los operadores para que unan fuerzas y riesgos en pos de la extensión de la banda ancha. Sin perjudicar a rivales o cerrar el mercado, la manera de garantizar que las nuevas redes de banda superancha de fibra óptica lleguen a una mayor población es que se compartan las inversiones. Es la única forma, aseguró Almunia, de luchar contra la brecha digital en las zonas menos densamente pobladas. Y allí donde no llegue nadie, las zonas no rentables, la inversión pública podrá compensar la falta de iniciativa privada.

Las operadoras presentes en los encuentros de la CMT no pudieron estar más de acuerdo con este último punto del comisario Almunia.

Vodafone, Jazztel, Orange e, incluso, Telefónica hablaron de la necesidad de compartir inversiones para garantizar el despliegue de las redes de fibra óptica. Eso sí, no todas con la misma intensidad.

Vodafone fue la más directa. La compañía hizo un llamamiento al resto de los operadores para crear una red común de los rivales de Telefónica. Se trataría de compartir la propiedad y las inversiones, pero luego la competencia entre las compañías por el cliente final sería tan "feroz" como en otras circunstancias, explicó Pedro Peña, secretario del consejo de Vodafone España. La operadora lo ha llevado a la práctica en Italia y su petición es que se replique en España.

Jazztel lleva años abogando por esta solución, que resolvería el problema de escala que tienen las operadoras alternativas españolas. Por mucho que haya crecido el ADSL, la de penetración es inferior a la media europea, puesto que Telefónica tiene más cuota de banda ancha que otros ex monopolios, señaló el consejero delegado de Jazztel, José Miguel García.

Orange destacó el mismo problema de escala que Jazztel y por eso pidió que se siga promoviendo la competencia. A su juicio, la coinversión es vital en los llamados verticales, en las redes que reparten los servicios en los edificios. Y aquí es donde Telefónica también está a favor de la inversión conjunta, aunque con unas reglas del juego claras.

Una decisión no salomónica

Todas las reclamaciones de las operadoras de telecomunicaciones de un pronto y efectivo reparto del espectro de móvil tenían ayer un destinatario: el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Bernardo Lorenzo. Y es que el Gobierno tiene en sus manos decidir ya cómo será la licitación, si será subasta o concurso, en qué condiciones y con qué plazos.

La decisión se conocerá antes de un mes, previsiblemente, según aseguró ayer el alto cargo del Ministerio de Industria. Pero no será fruto del consenso entre los implicados. Lorenzo destacó las distintas e incompatibles posiciones dentro del sector y la imposibilidad de contentar a todos, puesto que las operadoras quieren subasta, la CMT, concurso; las compañías de cable quieren su trozo, y las otras empresas con red quieren el espectro para ellas.

En todo caso, el secretario de Estado aseguró que no va a ser un reparto, sino una licitación, y que se llevará las licencias quien esté dispuesto a apostar más.

Por otra parte, Lorenzo adelantó que en 2011 habrá 200 millones de euros en ayudas en forma de créditos blandos para extender la banda ancha.

Más competencia

Jazztel pidió ayer mejoras en la regulación para favorecer la competencia. Reclamó la revisión de las condiciones de los móviles virtuales, para que puedan enfrentarse mejor a las compañías con red, y una mayor vigilancia de las ofertas integradas de fijo y móvil.

Más espectro

Fue una petición unánime ayer de las empresas de móvil. Yoigo, Orange y Vodafone reclamaron al Gobierno que ponga a disposición de las operadoras espectro de móvil cuanto antes, para poder invertir y atender la demanda de los consumidores.