Casi un tercio menos de plantilla

Coronel Tapiocca prevé cerrar 20 de sus 64 tiendas

Coronel Tapiocca, que se encuentra en concurso de acreedores, ha planteado a los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que recoge el cierre de 20 de las 64 tiendas que tiene la compañía y la extinción de alrededor de 94 puestos de trabajo, casi un tercio de los cerca de 300 trabajadores que componen la plantilla.

Según informaron fuentes sindicales, el ERE propone el cese de 19 empleados del almacén y las oficinas centrales, y de hasta 75 trabajadores de establecimientos ubicados en la Comunidad de Madrid, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia, Canarias y Andalucía.

La dirección de la compañía, junto con representantes de la administración concursal, abrieron esta tarde el periodo de consultas sobre las condiciones del expediente, que ofrece "lo mínimo", una indemnización de 20 días por año trabajado.

Según precisaron las mismas fuentes, algunas de las tiendas incluidas en el ERE ya han cerrado y su personal tiene permiso retribuido en tanto se aprueba el expediente. Además, aseguraron que los 'corners' que la cadena tiene en El Corte Inglés están excluidos de este proceso.

La cadena de tiendas de moda y complementos, propiedad del fondo Gala Capital, fue declarada en concurso de acreedores a finales del pasado septiembre después de fracasar las negociaciones con las entidades financieras y los proveedores para la refinanciación de una deuda de 54,2 millones de euros.

Desde 2008 Coronel Tapiocca había acometido una reestructuración de su red comercial, con el cierre de una treintena de tiendas y la aplicación de un ERE para el 14% del personal.

Los costes de la reestructuración, las pérdidas por liquidación de 'stock' de años anteriores y el impacto de la crisis en el sector propiciaron que la compañía cerrase su último ejercicio fiscal, entre febrero de 2009 y enero de 2010, con unas pérdidas de 13,5 millones de euros y un descenso de la facturación cercano al 25%, hasta 27,4 millones de euros.

Entre sus acreedores figuran el banco EBN y las entidades Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Caja Castilla-La Mancha (CCM), Bancaja y Caja de Cantabria.