Pistas

Cumplidores de deseos al instante

Bachman & Cruz, primera 'conciergerie' española.

"Como el genio de la lámpara, expresad vuestros deseos y Bachman & Cruz los realizará", presume esta empresa. Es un buen resumen de la labor de una firma de conciergerie, actividad consolidada en Europa o Estados Unidos pero que tiene en Bachman & Cruz su primera firma con base en España, y cobertura en buena parte del mundo.

En su primer año de vida como club privado, han conseguido 250 socios, que pagan entre 1.200 euros por ser privileged member (con cobertura de 9 a 19 horas de lunes a viernes, por e-mail y teléfono) y 6.000 como elite member (24 horas al día, siete días a la semana). A cambio, según su director general, Pierre E. Le Ray, la firma puede "abrir todas las puertas, con una red de contactos -10.000 partners en todo el mundo- que permite conseguir lo imposible".

Los servicios de conciergerie llegan donde no puede hacerlo el dinero en bruto de su cartera de clientes, obviamente no revelada, pero que incluye a financieros, empresarios, deportistas o celebrities. Algunos son españoles, otros rusos o franceses que viajan aquí con frecuencia.

Entradas para espectáculos que colgaron el "no hay billetes", reservas en restaurantes exclusivos o en habitaciones de hotel concretas, planificación del ocio durante un viaje o una canguro con urgencia son los encargos más obvios. Los costes de cualquiera de estas actividades, lógicamente, corren a cargo del cliente.

Con frecuencia las peticiones son más complejas. "Hace unos meses nos pidieron un león para una fiesta temática en la Costa Azul. Encontramos un circo que lo llevó. Y hace poco tuve que desplazarme personalmente para verificar la calidad de un yate de 30 metros alquilado" por un socio, explica Le Ray.

Para ser socio, Bachman & Cruz realiza una entrevista personal con el cliente "para conocer sus expectativas y gustos", además de comprobar que sus valores coinciden con los de la firma. Cualquier petición extemporánea o ilegal supone la expulsión.