Mercados

Las Bolsas aguantan mejor la presión de la deuda

El Ibex sube el 0,4% en la semana con la prima de riesgo cerca de máximos.

Los mercados han finalizado una semana difícil. No hay duda. Solo hay que fijarse en el máximo y mínimo que han hecho los índices para dar cuenta de la situación que han vivido. En el caso del Ibex, la diferencia ha sido de 304 puntos, o el 2,9%.

La agitación viene producida nuevamente por Irlanda. La resistencia del Gobierno a un rescate por parte de la Unión Europea ha tenido en vilo a los inversores. Y esa preocupación se ha trasladado con intensidad a Portugal, que incluso no descarta que pueda verse presionada a abandonar el euro, y España. Las primas de riesgo de los tres países se han disparado. El bono español a 10 años llegó a cotizar el viernes al 4,7%, reflejando un spread con el bund, alemán de 202,17 puntos básicos.

Esta tensión la han recogido las Bolsas, pero de forma muy diferente a cuando el pasado mayo Grecia era quien arrastraba los mercados. El Ibex 35 ha ganado en la semana el 0,44% y ha conseguido mantener el nivel por encima de los 10.200 puntos. Otros índices lo han hecho mejor, como el Euro Stoxx, el Dax o el Cac, que ganan el 0,83%, 1,62% y 0,76%, respectivamente. Reino Unido, sin embargo, ha caído el 1,10%, con el tipos de interés de la deuda a 10 años alcanzando el 3,39%, máximos desde julio.

Para el Ibex se trata de la primera semana en positivo de las tres últimas. En los cinco primeros días de mayo, con los problemas de Grecia aflorando, el selectivo bajó el 13,78%, y desde mediados de abril, el 20,61%.

A partir de ahora, los analistas esperan una estabilización de las Bolsas. "A medida que lo de Irlanda se vaya solucionando, las primas de riesgo se irán relajando", comenta Nuria Álvarez, de Renta 4.

Esa estabilidad ya ha comenzado a notarse en los índices. La UE y el FMI están trabajando para concretar el plan de rescate irlandés, que podría conocerse en los próximos días. Y por eso, la prima de riesgo del país cerró el viernes a 544 puntos básicos sobre los 562 de la semana anterior. La de España, sin embargo cerró en el nivel más alto, a pesar de que el Gobierno ha acelerado las reformas económicas con el fin de reducir el déficit. Una noticia que se produjo con el mercado dividido sobre la percepción del país. JPMorgan avisó de que se está más pendiente de España, que de Irlanda y Portugal, mientras que la OCDE opina que la situación no es comparable.

La última sesión resumió la inestabilidad de los días anteriores. El Ibex perdió el 0,52%, pero llegó a bajar el 1,86% en el peor momento. Hubo una reacción inmediata y negativa a la decisión de China de elevar el coeficiente de capital exigido a los bancos hasta el 18,5%.

Las entidades financieras siguen recogiendo los peores augurios de los mercados. La difícil situación de los bancos irlandeses ha puesto en evidencia el resultado de los test de estrés publicados en julio. En Europa, el sector bajó en la semana el 2,19%. Dentro de este escenario el Santander sumó el 0,05% y el BBVA cayó el 0,69%. El viernes uno y otro cedieron el 1,81% y 0,96%, respectivamente. El Popular registró una penalización del 1,40% el día en que comenzaron a cotizar los 42 millones de acciones nuevas procedentes de dos ampliaciones de capital.

En la sesión, sin embargo, destacó el Allied Irish Bank con un ascenso del 4,57%. La entidad ha decidido elevar la ampliación que tenía prevista de 5.400 a 6.600 millones de euros. Además, ha reconocido reembolsos en los depósitos por valor de 13.000 millones. El Bank of Ireland fue otro de los ganadores, con un alza del 11,86%.

En medio de la vorágine europea, los mercados estadounidenses cerraron una semana comparativamente más tranquila. Finalmente, y tras darse la vuelta, el Dow Jones sumó un 0,20%, el S&P se anotó un 0,25% y el tecnológico Nasdaq se revalorizó un 0,15%. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, criticó el viernes a China por la depreciación artificial de su divisa.

Más referencias

El euro ha cerrado la semana en la zona de 1,365 dólares. El próximo rescate al sistema financiero irlandés ha impulsado la divisa europea desde los 1,34 dólares a los que se encontraba el martes.

El oro ha situado el precio de la onza por encima de 1.300 dólares. A medida que el billete verde ha subido, el metal precioso se ha debilitado. La semana pasada alcanzó récord en 1.400 dólares.