IRPF 2010

Cuenta atrás para afinar la factura con Hacienda

La desaparición de la deducción universal por vivienda y el alza de impuestos para rentas altas a partir de 2011 marcan la toma de decisiones en la recta final del año.

Cuenta atrás para ajustar la factura fiscal
Cuenta atrás para ajustar la factura fiscal

El momento definitivo de saldar cuentas con Hacienda no llegará hasta el próximo mes de mayo, cuando haya que presentar la declaración de la renta correspondiente a 2010. Pero para entonces, la suerte ya estará echada y es ahora, a falta de poco más de un mes para que finalice el ejercicio fiscal, cuando el contribuyente debe pararse a pensar en las fórmulas con las que puede rebajar su factura fiscal. Es la hora de confirmar que se apuran al máximo los beneficios fiscales disponibles y también de analizar el impacto de los cambios en el IRPF que entrarán en vigor el año próximo. El próximo año traerá dos modificaciones fundamentales: la desaparición de la deducción por vivienda con carácter universal -que desaparecerá para bases imponibles superiores a los 24.107 euros- y el aumento del tipo de gravamen para las rentas superiores a los 120.000 euros, en la parte estatal y, también en la parte autonómica, tal y como ya han aprobado algunas comunidades autónomas.

Y al margen de las decisiones que imponen los cambios en el impuesto, siempre quedan los recursos clásicos, como las aportaciones a planes de pensiones, que deducen directamente en la base imponible, o la compensación de plusvalías con minusvalías que se arrastren de ejercicios anteriores.

vivienda

Quien tenga una renta superior a 24.107 euros y quiera comprar una vivienda, debe sopesar si compra en 2010 y se asegura la deducción o espera a una caída adicional de los precios

La declaración de la renta de 2010 será la última en la que todos los contribuyentes, con independencia de su nivel de ingresos, podrán disfrutar de la deducción por vivienda habitual. A partir del 1 de enero de 2011, solo se mantendrá en los términos actuales para rentas inferiores a los 17.707 euros e irá reduciéndose hasta desaparecer cuando la base imponible del contribuyente supere los 24.107 euros.

La deducción por vivienda permite un ahorro del 15% sobre una base máxima de 9.040 euros anuales. Es decir, una rebaja en la factura fiscal de hasta 1.356 euros anuales que solo se mantendrá en esos términos a partir de 2011 para rentas inferiores a los 17.707 euros. Y quien tenga una base imponible de 24.106 euros -al filo del límite establecido para disfrutar de la deducción-, solo tendrá un beneficio fiscal por el pago de su hipoteca de 0,25 euros en el próximo año.

Para contribuyentes con base imponible superior a 17.707 euros, los expertos recomiendan por tanto adquirir la vivienda habitual antes de que finalice 2010. El objetivo es seguir disfrutando de la deducción fiscal, aunque sin dejar de hacer cuentas. No en vano, en un mercado inmobiliario que todavía no ha agotado el proceso de corrección de precios hay que sopesar si el beneficio fiscal a lo largo de toda la vida del crédito hipotecario es capaz de compensar el ahorro si se compra más adelante, con la esperanza de que los precios de adquisición hayan descendido un poco más.

l Compra sobre plano. La compra de una vivienda sobre plano en 2010 -y con entrega el próximo año- sí dará derecho a disfrutar la deducción por vivienda en los años venideros, aunque la base imponible del comprador sea superior al límite establecido de 24.107 euros.

l Contrato privado de compra. El disfrute de la deducción por vivienda más allá de 2010 no será posible el caso de pagar este año una señal para la adquisición de una vivienda construida. En este supuesto, los expertos aconsejan la firma de un contrato privado con el vendedor -no el tradicional contrato de arras- en el que quede constancia de la entrega de llaves y con el que acreditar ante Hacienda que se ha tomado posesión de la casa este año. Con esta fórmula, no hay que esperar a la firma ante notario de la escritura pública -ni por tanto a la concesión de la correspondiente hipoteca- pero esto requiere, inevitablemente, la confianza plena por parte quien vende. "Junto al contrato privado, el pago inmediato del impuesto de transmisiones patrimoniales, unido a los recibos del agua o de la luz, puede ser una fórmula para justificar ante Hacienda que se ha adquirido la vivienda en 2010, aunque aún no haya escritura pública ante notario", explica Fernando Delgado, del bufete Albors y Delgado Asesores Tributarios.

l Gastos de rehabilitación. Los gastos de rehabilitación de la vivienda habitual también deducen en la declaración de la renta, si bien este beneficio fiscal desaparecerá igualmente en 2011 para bases imponibles superiores a los 24.107 euros. Aun así, se establece una excepción, de modo que si las obras de rehabilitación se inician este año, el contribuyente podrá seguir aplicándose la deducción -con independencia de su renta- siempre y cuando la reforma finalice antes de enero de 2015.

l Cuenta ahorro vivienda. Aquellos titulares con rentas superiores a los 24.107, no podrán deducirse por las aportaciones a partir de 2011. Además, si el contribuyente abrió la cuenta en 2008 y no compra casa este año ni tampoco en 2011, una vez pasados los cuatro años de vida de la cuenta vivienda, deberá devolver a Hacienda los importes por los que se dedujo en 2008, 2009 y 2010.

l Plusvalías por la venta de la vivienda habitual. Están libres de impuestos si se reinvierten en una nueva casa en un plazo de dos años. A consecuencia del pinchazo inmobiliario, para quienes compraron en 2006 se estableció una prórroga para vender su antigua casa y poder beneficiarse de la exención por las plusvalías obtenidas, que finaliza el 31 de diciembre de 2010. Si se vende en 2011 se perderá la exención.

l Alquiler de vivienda habitual. El propietario de una casa que esté pensando en alquilarla deberá tener muy presente la edad de su inquilino. Este año, puede deducirse el 100% de los rendimientos si la alquila alguien de entre 18 y 35 años. Pero a partir de 2011, el inquilino deberá tener como máximo 30 años si quiere quedar libre de pagar impuestos.

rentas altas

La declaración de la renta de 2010 será también la última en la que el tipo marginal máximo esté en el 43%. A partir de 2011, los contribuyentes con una renta superior a los 120.000 euros tributarán a un marginal del 44%, que se ampliará al 45% para rentas superiores a los 175.000 euros. Estos incrementos se aplicarán en la parte estatal de la declaración de la renta, pero también habrá aumentos en la parte autonómica de algunas comunidades. Así, Cataluña ha aprobado un gravamen máximo a partir de 2011 del 49% para bases imponibles superiores a 175.000 euros. Andalucía y Asturias también han aprobado incrementos en el tipo máximo del tramo autonómico y Extremadura y Baleares han propuesto igualmente aumentos. Por el contrario, Madrid, Murcia, La Rioja y la Comunidad Valenciana han establecido un tipo menor y son por tanto las comunidades donde se pagan menos impuestos. En términos generales, los contribuyentes de rentas más altas pagarán más impuestos en 2011. La recomendación es adelantar los ingresos a este año en la medida de lo posible.

l Prestación del plan de pensiones. El cobro del plan de pensiones tributa como rendimiento del trabajo, es decir, al tipo marginal del contribuyente. Su rescate en 2011 supondrá pagar más impuestos para las rentas más altas, incluso un marginal superior al previsto si se cobra en forma de capital. Desde la banca privada, la recomendación es hacer cálculos para, en el caso de poder adelantar a 2010 la jubilación, ver si resulta más conveniente rescatar el plan este año para ahorrar impuestos.

l Rentas irregulares. Para contribuyentes por encima de los 120.000 euros, los bonus y las indemnizaciones por despido tienen consideración de renta irregular si se han generado en periodos superiores a dos años y no se perciben todos los años. En 2011, los directivos que las cobren solo podrán deducirse el 40% por los primeros 300.000 euros y no por los 400.000 euros vigentes este año. Lo aconsejable es por tanto intentar pactar el cobro de estas rentas con fecha de 2010, no de 2011.

l Empresarios y profesionales. Los contribuyentes que no trabajan por cuenta ajena también pueden intentar cobrar este año más en concepto de rendimientos del trabajo -en su declaración de la renta como persona física- y cobrar más en 2011 en concepto de dividendo de su sociedad, explican desde REAF.

minusvalías

La tributación de las ganancias patrimoniales y de los rendimientos del capital mobiliario no sufrirá cambios en 2011. La toma de decisiones en este terreno en lo que queda de año estará determinada por el hecho de si se tienen minusvalías pendientes de compensar de ejercicios anteriores, ante lo que puede ser aconsejable aflorar plusvalías para reducir la factura fiscal. Este es el último año para compensar minusvalías declaradas en 2006.

Mudanzas al calor de la crisis y de la política

La fiscalidad está sujeta a los vaivenes políticos y a los rigores económicos, como demuestra la presente crisis. El aumento del gravamen para las rentas más altas es consecuencia de la presión por reducir el déficit público y se ha convertido también en arma arrojadiza del debate político.

Fuentes jurídicas reconocen sus dudas sobre el marco que regirá en Cataluña, ante la perspectiva de un posible cambio de gobierno tras las elecciones del próximo 28 de noviembre y que podría dar marcha atrás al gravamen máximo del 49% aprobado por el Ejecutivo de Montilla para rentas superiores a los 175.000 euros. De hecho, la fiscalidad de las comunidades autónomas es la que siembra más dudas entre los expertos, que no descartan modificaciones en tributos como el impuesto de sucesiones y donaciones ante la presión para reducir los gravosos déficit autonómicos.

"Para las donaciones el escenario actual es el mejor posible. Quien piense hace una donación, lo mejor es que se anticipe y lo haga cuanto antes", señalan desde la banca privada. Cantabria es un ejemplo de las idas y venidas del impuesto de sucesiones y donaciones, ya que decidió recuperarlo el pasado año 2009.

Referencias clave

1.356 euros es el ahorro máximo que permite la deducción por vivienda. En 2011, solo se mantendrá en esas condiciones para rentas inferiores a 17.707 euros.

10.000 euros es la aportación máxima a planes de pensiones con derecho a deducción en la declaración. A partir de 50 años, el límite se amplía a 12.500 euros.

2010 es el último año en el que se pueden compensar minusvalías que queden pendientes del año 2006 con plusvalías obtenidas este ejercicio.

24.107 euros de base imponible es el límite a partir del cual desaparece en 2011 por completo la deducción por adquisición de vivienda habitual.

44% es el tipo marginal que se aplicará en 2011 a rentas superiores a 120.000 euros, y del 45% a rentas de más de 175.000 euros. El máximo actual es el 43%.

Fórmulas para pagar menos

PLAN DE PENSIONES Son una de las fórmulas más socorridas para rebajar la factura fiscal. Las aportaciones a sistemas de previsión social -planes de pensiones, mutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, planes de empresa y seguros de dependencia- reducen directamente la base imponible del contribuyente, aunque con limitaciones. Las aportaciones con derecho a tal reducción deben ser en conjunto de 10.000 euros anuales como máximo, o 12.500 euros para partícipes mayores de 50 años.

VIVIENDA Es la deducción estrella de la declaración de la renta. El pago de la hipoteca da derecho a una deducción del 15% sobre un máximo de 9.015 euros, es decir, un ahorro de hasta 1.356 euros. La amortización anticipada de hipoteca antes de que acabe el año hasta el máximo citado es recomendable para reducir la factura fiscal.

CUENTA AHORRO Las aportaciones a la cuenta ahorro vivienda tienen el mismo tratamiento fiscal que el pago de la hipoteca. Permiten un ahorro de hasta 1.356 euros al año, aunque el beneficio fiscal también se suprime en 2011 para bases imponibles superiores a 24.107 euros.