El regalo estrella al contratar planes de ahorro son depósitos al 5%

La banca lleva la guerra del pasivo a la campaña navideña de pensiones

La banca española está volcando toda su batería comercial en la campaña navideña de planes de pensiones. Este ejercicio, el regalo estrella que ofrecen bancos y cajas por contratar o aumentar los productos de ahorro son depósitos de alta remuneración.

La banca modera sus exigencias en la concesión de préstamos
La banca modera sus exigencias en la concesión de préstamos

Ni televisores con tecnología led, ni iPad, ni robots de cocina. Estas Navidades, el regalo estrella que ofrecen bancos y cajas por suscribir planes de pensiones son depósitos de alta remuneración.

Desde comienzos de noviembre, las entidades financieras españolas han puesto en marcha sus campañas de Navidad para atraer el dinero de clientes, propios y ajenos, hacia productos de ahorro para la jubilación. A diferencia de otros ejercicios, cuando los regalos eran el principal reclamo, ahora el sector trata de captar fondos con el gancho de imposiciones a plazo fijo (IPF), con rentabilidades que oscilan entre el 4% y el 5% TAE.

El último en sumarse a esta estrategia ha sido Banco Sabadell, que ayer dio a conocer sus últimas promociones en ahorro previsión. La entidad catalana ofrece la posibilidad de suscribir un depósito al 5% TAE, a un año, a quienes realicen una aportación de más de 600 euros a planes de pensiones del banco.

Con este reclamo se persiguen varios objetivos, según explica Manuel Tresánchez, director de banca de particulares de Sabadell. "Además de favorecer la comercialización de imposiciones a plazo fijo y pensiones, nos posiciona como un banco que asesora correctamente a sus clientes, ya que el sobreprecio que se paga con estos depósitos supera el precio de los regalos equivalentes".

El directivo reconoce que en el entorno de incertidumbre en los mercados de renta variable y con la guerra del pasivo en marcha, la mejor forma de atraer dinero nuevo al ahorro para la jubilación es vinculándolo a imposiciones de alta rentabilidad. Aún así, la entidad mantendrá una amplia oferta de regalos, para los que son "muy golosos" y prefieren las "chucherías".

Aunque la posibilidad de tener acceso a una IPF con un tipo de interés atractivo al contratar un plan de pensiones no es algo nuevo para la banca, el entorno actual del mercado ha hecho que en este ejercicio cobren especial protagonismo.

Desde septiembre, una docena de entidades, entre las que se encuentran, además de Sabadell, La Caixa, Caja Madrid, Unicaja, Popular y Catalunya Caixa, han incidido en el gancho del depósito de alta remuneración para captar fondos en ahorro previsión.

Además de vincular al cliente, con la atracción de depósitos la banca mejora su estructura de financiación, un factor importante ante la difícil situación de los mercados mayoristas.

Alta demanda en Cataluña

Entre las entidades que han adoptado esta estrategia, hay un claro predominio de cajas y bancos con sede en Cataluña. De acuerdo con fuentes financieras, con la comercialización de bonos emitidos por la Generalitat afloró mucho dinero que buscaba un ahorro seguro. Al quedar parte de esa demanda de deuda pública sin cubrir, las entidades financieras detectaron qué clientes disponían de liquidez y ahora pugnan por atraer esos fondos a planes de pensiones.

La guerra del pasivo comenzó en marzo, cuando Popular empezó a ofrecer depósitos con una rentabilidad del 4%. A las pocas semanas le siguió Santander, con su depósito Campeón, también con esa rentabilidad, y con el que aseguró haber captado 30.000 millones de euros. Tras ellos, se fueron sumando el resto de entidades del sector, aunque casi siempre la máxima rentabilidad estaba condicionada a la contratación de otros productos, como seguros de vida o tarjetas.

En esta última fase de la contienda, la vinculación del cliente con el banco vuelve a ser la clave. Una de las ventajas de esta oleada de ofertas es que, en lo que respecta a los importes, no suelen exigir inversiones mínimas altas. Sin embargo, los máximos están limitados al doble de las aportaciones o movilizaciones realizadas. Además, este tipo de ofertas penalizan la cancelación anticipada del producto.

En detalle

El plazo que están ofreciendo las entidades oscila entre los 6 y los 15 meses, aunque predomina el depósito a un año.

Las rentabilidades oscilan entre el 5,04% TAE de Caixa Laietana y el 3,8% de Banco Popular.

El importe mínimo no es demasiado alto. Banco CCM y Caixa Laietana exigen una inversión de más de 3.000 euros.