Petróleo

El crudo Brent baja un 1,71% y se sitúa en 83,28 dólares

El precio del Brent cerró hoy a la baja en el mercado de futuros de Londres, con un retroceso del 1,71%, debido al avance del dólar y pese al anuncio del Departamento de Energía de los Estados Unidos que informó de un descenso de las reservas de crudo del país.

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, para entrega en enero del 2011 acabó la sesión en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) en 83,28, 1,45 dólares menos que al cierre del lunes, cuando se situó en 84,73 dólares.

El precio máximo negociado hoy fue de 85,06 dólares por barril y el mínimo de 82,96 dólares.

Hacia las 16.40 horas GMT, la moneda única se cambiaba a 1,3540 dólares, frente a los 1,3560 ayer por la tarde, un avance de la divisa estadounidense que lastró la cotización del Brent, que no cogió impulso ni siquiera con el anuncio de un descenso de las reservas del mayor consumidor de energía del mundo.

Las reservas de petróleo en EEUU bajaron en 7,3 millones de barriles la semana pasada y quedaron en 357,6 millones de barriles, una cifra por encima del promedio para esta época del año y un 6,2% mayor que la de hace un año.

El total de existencias de crudo y productos refinados en EEUU, incluida la Reserva Estratégica, alcanzó la semana pasada los 1.833 millones de barriles, comparado con los 1.842,1 millones de barriles de la semana anterior.

Sobre el ánimo inversor siguió pesando además el clima de preocupación ante la posibilidad de una subida de intereses en China, lo que podría ralentizar el crecimiento del gigante asiático.

Tampoco ayudaban a la cotización del Brent las noticias macroeconómicas procedentes de EEUU, donde hoy se conoció que en el mes de octubre se produjo una caída en la construcción de nuevas casas de un 11,7 por ciento, hasta situarse al nivel más bajo en el último año y medio.

También se conoció hoy que el índice de precios de consumo en este país aumentó en octubre un 0,2%, por debajo del 0,3% previsto por los analistas.

Las dudas sobre recuperación económica estadounidense y la incertidumbre acerca de la crisis de la deuda de Irlanda, que afectó a la mayoría de parqués europeos, hizo que los inversores se decantaran por mantener la prudencia.