Crisis en la deuda soberana

Las incertidumbres sobre el apoyo a Irlanda pasan factura en la Bolsa

El temor a que el rescate a Irlanda se prolongue en exceso en el tiempo desató ayer una sesión de fuertes ventas en los mercados. El Ibex sufrió la mayor caída desde agosto, al perder el 2,46%, las primas de riesgo se ampliaron y el euro cedió hasta 1,346 dólares.

Demasiados factores jugaron en contra de los mercados ayer. La incertidumbre sobre el futuro de Irlanda probablemente fue el elemento más desestabilizador pero hubo otros. La fuerte caída de la Bolsa china (-4%) por temor a subidas de tipos de interés en el gigante asiático o unos datos económicos peores de lo esperado en EE UU complicaron la jornada.

"La sesión empezó mal por las fuertes caídas en Asia. Luego en Europa todas las declaraciones conocidas durante la sesión daban a entender que el rescate estaba más lejos de lo que se esperaba la víspera", comenta Daniel Pingarrón, de IG Markets.

El mercado no quiere otro episodio de fuertes turbulencias como el vivido la pasada primavera antes de que el rescate a Grecia se hiciera efectivo. "Ya se sabe lo que ocurre por reaccionar tarde y mal. Tenemos el ejemplo de Grecia", advierte Alberto Roldán, director de análisis de Inverseguros. "El mercado exige que Irlanda presente un plan creíble sobre cómo rescatar al sistema bancario para que pueda acceder a las ayudas", añade Juan Ignacio Crespo, director europeo de Thomson Reuters.

El temor a subidas de tipos en China aumenta la tensión de la jornada

En este contexto, y antes de que el mercado pudiera evaluar el resultado de la reunión del Ecofin, el rojo dominó en Europa. El Ibex perdió el 2,46% y concluyó en los 10.095 puntos en una sesión en la que todos los valores del índice acabaron en negativo menos Sacyr, que terminó en tablas. En Europa el patrón de comportamiento fue similar. El Euro Stoxx cayó el 2,34%, el Cac cedió el 2,63%, la Bolsa de Portugal, el 0,7% y la de Irlanda, el 1,65% con los principales castigos sectoriales para las materias primas (-5,06%), petroleras (-3,22%) y bancos (-3.05%).

El revuelo generado alrededor de Irlanda y las incertidumbres que suscitan las condiciones finales que se le puedan exigir para acceder a las ayudas también se reflejó en las primas de riesgo. La de Irlanda se amplió hasta los 562 puntos básicos y la de España a los 198,5, mientras que la de Portugal cayó levemente hasta 410. El euro también se vio afectado y retrocedió hasta los 1,346 dólares.

En Wall Street la sesión también se tiñó de rojo. Al nerviosismo generado por la crisis de deuda soberana en Europa se sumaron algunos indicadores económicos que no terminaron de convencer a los inversores. La producción industrial en octubre quedó plana cuando se esperaba una subida, mientras que los precios al productor, sin incluir la energía, cayeron un 0,6% frente al 0,1% esperado. Al cierre de la sesión, el Dow Jones sufrió una caída del 1,59%, el Nasdaq perdió el 1,75%, mientras que el S&P 500 se dejó un 1,62%.

El Tesoro colocó letras a 12 y 18 meses con un 30% más de coste

La tensión que se vive en los mercados de deuda, con el recrudecimiento de los problemas de Irlanda y Portugal, marcó ayer la subasta de letras del Tesoro. La nueva emisión de deuda contó con una alta demanda -superó en 3,6 veces la oferta- si bien los inversores exigieron un 30% más de rentabilidad en los títulos respecto a la última subasta. El Tesoro Público adjudicó 4.975 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, con lo que los objetivos de la colocación, situados entre los 4.500 y 5.500 millones se cumplieron. En total, el Tesoro emitió 3.730 millones en letras a 12 meses a un tipo marginal del 2,45%, mientras que el pasado 19 de octubre ofreció una rentabilidad del 1,859%. En cuanto a los títulos a 18 meses, colocó 1.240 millones a un tipo marginal del 2,747%, frente al 2,028% de la emisión anterior, reflejando el efecto de la crisis irlandesa en el ánimo de los inversores. Mañana el Tesoro subastará deuda, esta vez a 10 y 30 años, en la que se prevén captar entre 3.000 y 4.000 millones de euros. La última colocación de obligaciones a 10 años fue el 16 de septiembre, con una rentabilidad media del 4,144%. La anterior subasta de títulos a 30 años fue el 21 de octubre, a un interés del 4,777%.

Los gestores de fondos alertan del riesgo de la deuda soberana europea

Más de un tercio de los gestores de fondos considera la financiación de la deuda soberana europea como el mayor riesgo para los inversores, como consecuencia de los problemas de Irlanda, tal y como se refleja en la última edición de la encuesta elaborada por Merrill Lynch Bank of America. La cautela respecto a Europa se extiende entre los inversores y los bonos soberanos de la UE pierden peso en las carteras de los gestores. "Es posible que el rally de final de año ya haya pasado, dejando así a los inversores en posiciones vulnerables a eventos como un agravamiento de la crisis de deuda soberana en Europa o una fuerte alza del dólar", esgrime Michael Hartnett, estratega jefe de Renta Variable Global de BofA Merrill Lynch. Más optimistas se muestran respecto al fortalecimiento de la economía global en 2011. La última inyección de estímulos monetarios de la Reserva Federal ha devuelto el interés de los grandes inversores por los activos de mayor riesgo, como renta variable y materias primas, a pesar de que alertan de una posible corrección. Los inversores demuestran también "una mayor preocupación sobre la inflación y una potencial corrección a corto plazo del mercado".

Otras claves del día

Caída del euro. El euro prolongó ayer su caída al situarse en el entorno de los 1,346 dólares. La divisa europea llegó a situarse por encima de 1,40 a principios de mes, justo después de que la Reserva Federal anunciara la nuevas medidas de expansión cuantitativa.

Prima de riesgo. El diferencial entre la deuda española y la alemana a 2 años se amplió ayer a 172 puntos básicos pero está lejos del récord de junio. Entonces alcanzó los 278, más que los 220 a 10 años, lo que indica que ahora los inversores ven menos riesgos a corto plazo.

Bolsa china. La Bolsa de Shanghái perdió ayer el 4%. El mercado teme que el gigante asiático suba tipos de interés para atajar la subida de precios. En octubre el IPC chino aumentó al 4,4% y quedó por encima de lo que esperaban los expertos.

La cifra

-15,4% es el porcentaje de caída que acumula el Ibex en lo que va de año, el castigo más abultado de Europa. El Dax gana el 11,8% y el Euro Stoxx cae el 6,18%.