Estudio de la AEE sobre el sector

Las eólicas piden coherencia entre la regulación estatal y los concursos autonómicos

El presidente de la Asociación Eólica Empresarial (AEE), José Donoso, pidió hoy coherencia entre la regulación del sector y los requisitos establecidos por las autonomías en los concursos eólicos porque, advirtió, puede que los parques adjudicados no se hagan si las empresas no ganan dinero.

Vista de un parque eólico.
Vista de un parque eólico.

Tras la presentación de un estudio sobre la evolución del sector en 2009, Donoso insistió en la necesidad de acabar con la incertidumbre regulatoria que pesa sobre el sector y afirmó que ésta no acabará hasta que se fije el marco que regulará la energía eólica a partir de 2013.

Donoso apuntó que han pedido al Ministerio de Industria que las negociaciones sobre ese marco regulatorio comiencen cuanto antes y subrayó que la mayoría de los parques contemplados en los concursos abiertos o asignados se comenzarán a construir a partir de 2013.

"Si las reglas del juego que salgan no son suficientemente claras para los inversores y no dan una retribución razonable, puede que se quede todo en buenas intenciones", advirtió Donoso, que pidió un acuerdo "general" para que "lo que se diga a nivel del Estado central sea coherente con lo que se diga a nivel autonómico".

Insistió en que el sector puede entrar en un "efecto tijera" si por un lado, los ingresos son cada vez más cortos y por otro, los ayuntamientos y las comunidades exigen al sector una mayor contribución (vía tasas) y les imponen determinadas condiciones en los concursos, como establecer una fábrica en la región.

Explicó que aunque aún no se conocen las reglas del juego para más allá de 2013, las empresas se están presentado a los concursos para "no perder la vez", pero advirtió que si luego la retribución no compensa se retirarán y no harán los parques previstos porque "nadie te puede obligar a que pierdas dinero".

Por otra parte, confió en que el Consejo de Estado dé luz verde cuanto antes a los decretos en los que han quedado plasmados los acuerdos que el sector alcanzó con el Gobierno antes del verano en cuanto al recorte de primas hasta 2012 (cuando vence la regulación) y en los que se ha incluido de forma "sorpresiva" cambios en la remuneración de la "energía reactiva" que genera el sector.

Apuntó que estos cambios supondrán un recorte de unos 60 millones de euros, a lo que añadió que, en principio, se mantiene la rebaja de horas con derecho a prima, así como de un 35% en la tarifa para las plantas acogidas a la retribución del Real Decreto 661/2007.

"Esperamos que no haya más cambios" respecto a lo acordado, apuntó Donoso, que recordó que el eólico es un sector regulado y que si se rompe la seguridad jurídica será difícil "convencer a los inversores que siegan apostando por él".

En la presentación del estudio también participó el director del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) del Ministerio de Industria, Alfonso Beltrán, que reconoció que sería bueno acabar cuanto antes con la incertidumbre normativa del sector eólico porque esta perjudica a su desarrollo.

Por otra parte, Donoso calculó que este año se habrán instalado unos 1.500 megavatios eólicos en España y que se cumplirá con el objetivo de finalizar el ejercicio con 20.150 megavatios.

Además, se mostró a favor de que el coste de las primas que reciben las energías renovables se repartan entre todo el sector energético y que no sólo las paguen ahora los consumidores de electricidad.

Según el estudio, elaborado por Deloitte, en 2009 el sector eólico aportó al PIB unos 3.200 millones de euros, el 15,7% menos que hace un año, y perdió 5.000 empleos debido a la incertidumbre regulatoria y la crisis económica y financiera, al tiempo que evitó importaciones de combustibles fósiles por valor de 1.541 millones de euros.