Antonio Basagoiti sustituirá a Ana Patricia Botín

El consejero delegado de Banesto dice que no habrá más cambios en el banco

El consejero delegado de Banesto, José García Cantera, aseguró hoy que no habrá más cambios en la cúpula directiva del banco tras la marcha a Londres de la anterior presidente, Ana Patricia Botín, para hacerse cargo de la filial británica del Grupo Santander, al que pertenece Banesto.

El ex presidente de Unión Fenosa y consejero del Santander Antonio Basagoiti sucederá a Ana Patricia Botín al frente de Banesto , aunque no tendrá funciones ejecutivas, que serán asumidas por García Cantera, algo que éste interpreta como un "voto de confianza absoluto" al equipo gestor "aunque se personalice en mí".

García Cantera, que hizo estas declaraciones a los periodistas en el Banco de España, donde tuvo lugar un acto para conmemorar el 25 aniversario de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), explicó que "el primer accionista" no ha pedido cambios de ningún tipo al equipo gestor de Banesto en cuanto al modelo de negocio, que seguirá centrado en banca minorista.

Y también mantendrá su vocación de independencia, dijo García Cantera, que destacó, asimismo, que la incorporación de Basagoiti "nos va a ayudar muchísimo", ya que "el valor que puede aportar al banco es de primera magnitud".

En este sentido, admitió que el banco va a notar la salida de Ana Patricia Botín, cuya aportación iba más allá de lo meramente profesional, por lo que el equipo directivo del banco ha de compensar su marcha dando un paso al frente, es decir, "con más trabajo, más foco y más motivación".

Tampoco Ana Patricia Botín piensa llevarse "en principio" a nadie de Banesto a Londres, explicó, puesto que la filial británica tiene allí un buen equipo que va a permanecer como está.

Sobre la subida de la prima de riesgo de la deuda española en los últimos días, García Cantera negó que sea culpa de España, que "está haciendo lo que tiene que hacer", pero sí admitió que las continuas dudas que recorren los mercados demuestran que éstos no terminan de creerse que la situación del país haya mejorado de forma significativa.