Afrontan vencimientos por 31.500 millones

El grupo de Caja Madrid emitirá hasta 5.000 millones con aval del Tesoro

La fusión virtual que lidera Caja Madrid tiene previsto emitir hasta 5.000 millones de euros con el aval del Tesoro antes del cierre de ejercicio, cuando termina el plazo para aprovechar este instrumento de apoyo público a la banca. El objetivo es refinanciar parte de los 31.500 millones de vencimientos que tienen hasta 2013.

Caja Madrid y Bancaja con otras cinco cajas locales (Caixa Laietana, Insular y las cajas de La Rioja, Ávila y Segovia) ultiman los preparativos para funcionar como un único grupo a partir del 1 de enero de 2011.

Uno de los principales desafíos que deberán afrontar es la avalancha de vencimientos que les espera el próximo ejercicio y, especialmente, en 2012. Entre las siete entidades tendrán que refinanciar instrumentos por 31.480 millones en esos dos años. De esa cifra, 21.200 millones corresponden a deuda sénior y emisiones con el aval del Estado.

Con el objetivo de mejorar su perfil de deuda, Caja Madrid está estudiando aprovechar el cupo de emisiones con aval del Estado, para alargar algunos vencimientos por medio de recompra o canje de títulos, tanto propios como de sus socias. Durante la última presentación de resultados de la entidad presidida por Rodrigo Rato, fuentes financieras de la entidad explicaron que aún disponían de "algo más de 5.000 millones de euros" del cupo asignado de emisiones garantizadas por el Tesoro. Entre las siete cajas disponen de 5.766 millones para emisiones con aval.

El comité de dirección de la caja madrileña, tal y como publicó ayer Abc, ya ha barajado la posibilidad de realizar en las próximas semanas una operación de estas características.

Fuentes oficiales de la entidad explicaban ayer que "no hay ninguna decisión tomada", sobre nuevas emisiones, y recuerdan que Caja Madrid tiene liquidez suficiente para hacer frente a los vencimientos de los próximos ejercicios. También reconocen que se aprovechará "cualquier ventana de liquidez" para mejorar el perfil de deuda.

Deuda con garantía pública

El Gobierno ofreció a la banca española la posibilidad de realizar emisiones garantizadas por el Estado en octubre de 2008, un mes después de la quiebra del gigante financiero Lehman Brothers. Ese año, 40 entidades colocaron en los mercados 40.000 millones de euros con aval del Tesoro. En 2009 el volumen de operaciones cayó a 15.000 millones. El pasado mes de junio, ante la persistencia de la crisis y las tensiones de los mercados mayoristas, el Gobierno decidió prorrogar hasta el 31 de diciembre este instrumento.

Antes de que se cierre la posibilidad de emitir con garantía pública, Caja Madrid quiere hacer uso de esta posibilidad. Su condición de líder en la fusión, fundamentalmente por su dimensión, y el hecho de contar con la mejor calificación crediticia habrían propiciado que vaya a asumir la refinanciación de la deuda de sus nuevas aliadas.

La propia entidad madrileña tiene vencimientos en 2011 y 2012 por 17.153 millones de euros, y Bancaja por 12.512 millones, según Bloomberg. Sus cinco socias pequeñas suman otros 1.800 millones.

El grupo cuenta con la autorización para recibir 4.465 millones del FROB, que aprovechará para sanear las provisiones que tienen en balance.

La fusión alcanzará en 2013 la velocidad de crucero

Caja Madrid, Bancaja y sus cinco socias trabajan a contrarreloj para completar los últimos detalles de su fusión, realizada por medio de un Sistema Institucional de Protección (SIP), antes de que termine el ejercicio.

El 14 de septiembre, las asambleas de estas siete entidades financieras aprobaron la creación de esta alianza, que constituirá el primer grupo financiero entre las cajas españolas, con 339.000 millones de euros de activos en balance, superando a La Caixa.

Una vez que comiencen a operar como una sola entidad, la previsión es que alcancen la velocidad de crucero en 2013, una vez que se ejecuten las sinergias derivadas de la operación y se complete la devolución de las ayudas aportadas por el FROB.

Durante los dos próximos ejercicios, Caja Madrid y sus socios esperan que los ahorros de costes y el aprovechamiento de recursos se conviertan en unas sinergias equivalentes a 500 millones de euros.