No tolerará la creación de cárteles

La CE multa con 800 millones a 11 aerolíneas por pactar precios en carga

La Comisión Europea (CE) impuso ayer una multa de 799 millones de euros a 11 aerolíneas por establecer un cártel a nivel mundial en el transporte de mercancías mediante el cual pactaban la imposición de recargos por el precio del combustible o por la seguridad. Las compañías aéreas sancionadas son Air Canada, Air France-KLM, British Airways, Cathay Pacific, Cargolux, Japan Airlines, LAN Chile, Martinair, SAS, Singapore Airlines y Qantas.

La investigación inicial era mucho más amplia y afectaba a una veintena de compañías, pero después de muchos meses de pesquisas la CE solo ha conseguido demostrar los cargos contra las once citadas.

Las aerolíneas multadas coordinaron la imposición de recargos por el precio del combustible y la seguridad durante seis años, desde 1999 hasta 2006. Lufthansa y su filial suiza han recibido la inmunidad y no deberán pagar ninguna multa debido a su colaboración durante la investigación, ya que la aerolínea alemana fue la que alertó a la Comisión Europea de la existencia del cártel.

"Con la decisión la CE está enviando un mensaje claro de que no tolerará la creación de cárteles", ha declarado el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia. Los acuerdos se fraguaron mediante "numerosos contactos" entre las aerolíneas, según asegura la Comisión Europea, tanto a nivel bilateral como multilateral. Estos contactos se iniciaron con objeto de acordar los recargos por el precio del carburante, pero después fueron ampliando su cooperación, informa Efe.

Para fijar la cuantía de las multas, la CE ha tenido en cuenta el volumen de negocio de las compañías implicadas, la gravedad de la infracción y el hecho de que el cártel afectara al conjunto del espacio económico europeo, así como su duración. Las compañías aéreas gozaron de varios descuentos en función de su colaboración con la investigación y su implicación en el caso, así como una rebaja adicional por el hecho de que parte del perjuicio fue causado fuera de la UE. En cambio, la Comisión aumentó la multa para la compañía escandinava SAS por reincidente y denegó la solicitud de cinco de no pagar.