Los ingresos descienden un 7,1%

Vodafone encalla en el hecho diferencial español

Los ingresos de la filial caen más que en el resto de países por la rebaja de los precios.

Al final, resulta que los precios de la telefonía móvil en España sí estaban por encima de la media europea por mucho que las compañías celulares cuestionaran los datos lanzados desde Bruselas. Y eso, fuente de beneficios en los años de bonanza, se ha convertido ahora en un lastre para las operadoras, porque la crisis ha llegado, la competencia en España se ha disparado de tres empresas a varias decenas con la entrada de los móviles virtuales y todo ello ha obligado a reducir las tarifas de forma acelerada.

Un menor precio implica directamente un menor ingreso, que la subida de la facturación por banda ancha móvil y la captación de nuevos clientes no pueden todavía compensar. El resultado es que las grandes operadoras de móvil están sufriendo más en sus ingresos en España que el resto de Europa y Vodafone es el mejor ejemplo de ello.

La operadora británica publicó ayer los resultados de su primer semestre fiscal -de abril a septiembre-. Los ingresos por servicios crecen un 1,8% medidos en términos orgánicos. El impulso de los países emergentes -Turquía y la India, sobre todo- es clave para ello, porque en la vieja Europa la facturación cae un 1,3%. Pero ¿por qué este retroceso continental si Alemania y Reino Unido mejoran sus ingresos por servicios? Italia ayuda algo, porque le caen un 1,9%, pero la culpa es sobre todo española. En territorio nacional, los ingresos de Vodafone España descienden un 7,1%, en una evolución que, además, va de menos a más, con una caída del 6,2% en el primer trimestre fiscal que asciende al 7,9% en el segundo.

Este comportamiento nacional contrasta con los resultados operativos de la filial. En el segundo trimestre, Vodafone España captó 280.000 clientes de móvil y llevó el total a 17,107 millones, la cifra más alta que ha tenido nunca tras recuperar y superar los niveles de hace más de un año. Y esta cifra de captación es superior a la de Italia o Reino Unido. En Europa, sólo Alemania lo ha hecho mejor que España en términos operativos.

A eso se suma el tráfico de minutos de móvil, que crece en territorio nacional por cuarto trimestre consecutivo, una muestra de que lo peor de la crisis está quedando atrás.

Con todos estos datos, la pregunta es por qué España va tan mal en términos financieros, cuando en el plano operativo destaca. La respuesta está en los precios.

Francisco Román, máximo ejecutivo de la filial española, reconoció ayer que las tarifas en España estaban más altas que la media europea y que la competencia se ha multiplicado por la llegada de los móviles virtuales en plena crisis. Además, Vodafone ha apostado por una nueva familia de tarifas -llamadas A tu aire-, destinadas a un público con menor nivel de gasto. Esto ha provocado una rebaja de precios cercana al 10%, ha desatado la caída de los ingresos y ha hecho que España se distancie del resto de las filiales europeas, donde no se ha dado esa confluencia de factores.

Pese a ello, Vodafone no ha dejado de apostar por España -la inversión sube más que en otras zonas-, y tampoco los directivos de la filial han percibido un cuestionamiento del comportamiento nacional, más allá de la constatación del efecto de la crisis en la economía española.

Para el futuro, España seguirá igual que el grupo la nueva estrategia, que pasa por explotar al máximo la banda ancha móvil, sobre todo desde teléfonos inteligentes. En el segundo trimestre, los ingresos por datos móviles en España crecieron un 20% y la intención es que la cifra siga siendo elevada en todos los países del grupo.

La operadora captó en España más clientes que en Italia o Reino Unido

Vodafone va a seguir explotando en España su condición de operador integrado y va a bonificar la contratación de paquetes de varios servicios. Por eso, la compañía dará gratis la telefonía fija -línea y tarifa plana de llamadas a fijos y a móviles los fines de semana- a los que clientes que tengan contratada la banda ancha móvil de 39 euros al mes y a quienes se den de alta antes del 31 de enero.

A ello se une el lanzamiento de su oferta integrada de fijo, móvil, internet y televisión. Vodafone era la única compañía entre las grandes sin un servicio audiovisual. Lo tendrá a partir de este viernes, en una oferta que apuesta por integrar la televisión con internet y con los contenidos multimedia. Los clientes que tengan ADSL a máxima velocidad sólo tendrá que pagar por el descodificador para tener la televisión; para el resto, tiene un coste de cinco euros al mes.