Previsiones del Consejo asesor de economistas del Gobierno

La economía alemana crecerá más de lo previsto

El Consejo Asesor de Economistas del Gobierno alemán revisó al alza las perspectivas de crecimiento de la economía nacional para este año y para 2011 ante la evolución positiva de las exportaciones y de la demanda interna.

En su informe anual, presentado hoy, estos expertos, conocidos como los "Cinco Sabios" vaticinan que el Producto Interior Bruto (PIB) alemán crecerá un 3,7% este año y un 2,2% en 2011.

En su informe de 2009, los sabios pronosticaron un crecimiento del PIB en 2010 del 1,6 por ciento, tasa similar a la de otros institutos económicos, que también han ido revisando al alza sus pronósticos.

Las exportaciones y el repunte del consumo han sido y serán los pilares del crecimiento en Alemania, país que protagoniza la recuperación más notable de las economías industrializadas pese a las incertidumbres en Eurozona y EEUU y la guerra de divisas.

"La coyuntura ha cambiado de forma radical. Ya no se habla más de Alemania como el hombre enfermo de Europa. Alemania está abandonando la crisis de forma sólida y rápida", afirmó el presidente del consejo asesor, Wolfgang Franz, al presentar el informe.

El documento sostiene que la recuperación económica se debe, en gran medida, a "la marcada orientación exterior" de Alemania, cuyas exportaciones van a aportar el 40% del crecimiento del PIB en 2010, pese a la fortaleza del euro frente al dólar.

También contribuirán al crecimiento, aunque en menor medida, las inversiones en bienes de equipo y el gasto público.

Sin embargo, los "Cinco Sabios" consideran que la demanda interna tomará el relevo al sector exterior en 2011 y se convertirá en el principal motor del crecimiento, aportando cerca de dos quintos del repunte del PIB en ese año.

A juicio de los expertos, este cambio es positivo pues la mayoría de los factores de riesgo que acechan a la economía alemana están ligados a una excesiva dependencia de su sector exterior.

Estos factores son la caída de la demanda en los mercados exteriores afectados por el aumento del desempleo y el derrumbe del sector inmobiliario, la consolidación fiscal en países importadores, la apreciación del euro y el creciente proteccionismo internacional.

En este sentido, los expertos pronosticaron que las exportaciones alemanas crecerán este año un 15,5% y un 6,7% el que viene, mientras las importaciones aumentan un 13,3% y un 6,8%, respectivamente.

Además, el informe prevé una sensible reducción del desempleo en 2010 y 2011, así como una disminución el déficit público, a la vez que aumentan los precios, aunque de manera moderada.

En concreto, los "Cinco Sabios" aventuran que la tasa de paro se situará este año en el 7,7% y en 2011 en el 7%, frente al 8,2% de desempleo registrado al cierre del ejercicio 2009.

En números absolutos, los desempleados en Alemania rondarán este año la media de 3.245.000 trabajadores, mientras que en 2011 esa media será de 2.968.000 personas. En 2009 hubo 3.423.000 parados.

"Hay muchas posibilidades de que el próximo año acabemos por debajo de los tres millones de parados. El mejor resultado de los últimos 18 años", explicó Franz.

Los "Cinco Sabios" prevén además que el Índice de Precios al Consumo (IPC) alcance este año el 1,1% y el 1,4% en 2010, desde el 0,4% del año pasado.

Asimismo, el informe semestral pronostica que el déficit público se sitúe en el 3,7% del PIB en 2010, por encima de los límites marcados por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento europeo, y que se reduzca hasta el 2,4% del PIB el año que viene.

En este ámbito, los "Cinco Sabios" se mostraron en contra de una reforma del sistema impositivo, un asunto sobre el que se ha debatido últimamente en Alemania por los recortes propuestos por el partido liberal (FDP), miembro de la coalición de Gobierno.

"No vemos espacio para una reducción significativa de impuestos ni en esta legislatura (2009-2013) ni en la próxima", afirmó Wolfgang Wiegard, miembro de este consejo.

El documento señala además cinco áreas en las que debería concentrarse el Gobierno federal para mantener el actual impulso económico y sentar las bases para un crecimiento sostenible.

Entre éstas destacan la creación e implementación de un sistema europeo de ayudas a países en dificultades financieras, la reforma de la arquitectura financiera a nivel nacional e internacional y el ajuste fiscal interno.