Suma 28.000 nuevos inversores

La banca mediana gana accionistas pese a caer su cotización un 30%

Los bancos medianos españoles siguen siendo un foco de atracción para nuevos accionistas. Entre septiembre de 2009 y septiembre de 2010, Popular, Sabadell, Pastor y Bankinter han sumado 27.550 nuevos inversores, atraídos por el bajo nivel de cotización de los títulos, que han caído alrededor de un 30% en esos 12 meses.

Las fuertes caídas en Bolsa de la banca mediana española se han convertido en un atractivo reclamo para los pequeños inversores. Los desplomes de las cotizaciones, superiores en algunos casos al 30%, han provocado la entrada en su capital de muchos pequeños ahorradores.

Al cierre del tercer trimestre de 2010, Banco Popular, Pastor, Sabadell y Bankinter contaban, en conjunto, con 398.000 accionistas, frente a los 370.400 de un año atrás. Este incremento del 7,44% se explica, fundamentalmente, por los particulares que han aprovechado el desplome del valor en Bolsa de estas entidades para tomar posiciones.

Durante el periodo analizado, los títulos de Sabadell cayeron un 27%, los de Popular un 28%, los de Banco Pastor un 34% y los de Bankinter cerca de un 39%.

Entre las grandes entidades financieras la tendencia no es tan evidente. El grupo Santander incrementó el número de accionistas un 2% durante los últimos 12 meses, hasta sumar 3.146.500, mientras que en BBVA cayeron un 0,8%, hasta 889.100. En ambos casos, la evolución en Bolsa también ha sido más moderada, con reducciones del valor del 10,7% y el 14,8%, respectivamente.

Nuevos inversores

En conjunto, los seis mayores bancos españoles han incrementado el número de partícipes en 88.000 personas entre septiembre de 2009 y septiembre de 2010, lo que supone un aumento del 2%.

La tendencia ascendente de los pequeños inversores en la banca española ha sido constante desde el comienzo de la crisis financiera. Durante 2008, las entidades cotizadas sumaron cerca de 800.000 nuevos accionistas. Al efecto de los bajos precios se añadió el de los titulares provenientes de las adquisiciones realizadas por Santander, especialmente en Reino Unido.

Por entidades, Popular y Sabadell han sido las dos que más han crecido. La primera ha incrementado su base accionarial en torno a un 10% durante el último año (13.200 personas), mientras que la firma catalana la aumentó un 8,6% (7.665 nuevos accionistas).

Además, Sabadell sumará otros 30.000 inversores de Banco Guipuzcoano, que el pasado viernes aceptaron la ecuación de canje propuesta por el banco catalán y pasarán a convertirse en inversores.

Mientras tanto, Pastor y Bankinter han experimentado crecimientos más moderados, del 4,1% y 4,9%, respectivamente.

La caída de la cotización bursátil de la banca mediana ha sido proporcional al descenso de su beneficio. Entre enero y septiembre, Popular, Sabadell, Bankinter y Pastor registraron una caída de sus ganancias cercana al 26%.

Su total exposición a la maltrecha economía española y el encarecimiento de la financiación mayorista ha dañado sus cuentas de resultados.

El proceso de reestructuración que todo el mundo espera

Después de años en los que la banca mediana ha protagonizado más titulares que fusiones, todos los analistas coinciden en señalar que ahora es el momento para que estas entidades participen en operaciones corporativas.

Desde el comienzo de la crisis económica, el único movimiento relevante que se ha producido entre este grupo de entidades ha sido la compra de Banco Guipuzcoano por parte de Sabadell, que se hizo efectiva el viernes pasado. Sin embargo, los rumores sobre posibles fusiones han sido constantes en los últimos meses.

Sabadell, con perfil netamente comprador, desmintió el viernes que esté negociando con Caixanova la compra de Banco Gallego, propiedad de la caja viguesa.

Por otra parte, el cambio de directivos en Bankinter y Banesto ha provocado numerosos comentarios sobre la posibilidad de que ambas entidades participaran ahora en alguna operación corporativa.

Los expertos auguran un descenso del dividendo en 2010

Al compás de la caída de los márgenes y del encarecimiento de los costes de financiación, la banca mediana española se encamina a un recorte del dividendo con cargo a 2010.

Los analistas calculan que estas entidades reducirán su remuneración al accionista alrededor de un 30%. Tan sólo los dos grandes, Santander y BBVA, están aguantando el chaparrón económico gracias a su diversificación geográfica. Su presencia en economías pujantes como Brasil y México, y en países que están saliendo de la crisis más rápido que España, como Reino Unido y Estados Unidos, les permitirán mantener en 2011 un nivel de ingresos similar al de 2010, mientras que Popular, Sabadell, Bankinter o Banesto tendrán que encomendarse a una mejora de la situación en la economía nacional y a una gestión activa de la morosidad.

De acuerdo con diversos directivos del sector, los impagos seguirán creciendo, al menos, hasta mediados de 2011.