Campaña de tres meses con siete aviones

Pullmantur e Iberworld explotan el filón del viaje de peregrinos a La Meca

Pullmantur Air, Iberworld y Mint Airways han encontrado en el transporte de peregrinos desde el sudeste asiático a La Meca un filón para la temporada de menor actividad en vuelos vacacionales. A través de acuerdos con compañías locales, entre ellas Garuda Indonesia, las tres españolas facturarán 40 millones de euros y transportarán 45.000 peregrinos hasta finales de diciembre.

Pullmantur Air, Iberworld (perteneciente al grupo Orizonia) y Mint Airways han encontrado en el transporte de peregrinos desde el Sudeste Asiático a Meca una fuente de ingresos de unos 40 millones de euros para el último trimestre del año, justo cuando la actividad vacacional decae. Las tres aerolíneas han llegado a acuerdos con compañías locales para alquilarles siete aviones con su tripulación en una operativa que moverá casi 45.000 pasajeros hasta finales de diciembre.

Pullmantur Air es la compañía que se ha volcado más de lleno en este mercado, ya que le permite mantener activa su flota en un momento en el que su operativa normal -el transporte de pasajeros hasta los puertos de embarque de cruceros y destinos vacacionales del Caribe- se reduce. Pullmantur tiene una flota de cuatro Jumbo 747 (436 pasajeros), dos de los cuales están ahora en Bangladesh y otros dos en Indonesia, explica Enrique Bretos, director general de la aerolínea. La compañía debutó en este mercado en 2008 con un solo avión y ahora tiene los cuatro.

Pullmantur firmó en 2009 una alianza por tres años con la aerolínea Garuda que le convierte en transportista preferente, mientras que el acuerdo con Biman Bangladesh Airlines es de renovación anual. Pullmantur Air opera en régimen de subchárter wet lease, con parte de la tripulación española, desde Indonesia y Bangladesh a Jeddah y Medina (Arabia Saudí). La temporada abarca octubre, noviembre y diciembre. Pullmantur vuela diariamente y transportará 25.000 pasajeros, lo que le permitirá ingresar 30 millones de dólares (21,28 millones de euros). Cada uno de los Jumbo volará unas 800 horas, lo que supone un factor de utilización muy alto.

En muchos casos son los Estados los que financian el viaje de los peregrinos y contratan a las compañías aéreas para el transporte. Este mercado ha atraído a un buen número de aerolíneas europeas, unas 30, entre las que se encuentran Corsair e Air Atlanta Icelandic.

Iberworld, del grupo Orizonia, tiene dos aviones desplazados a la zona, un A-330 y un A-300, con 388 plazas cada uno. Los alquila en régimen de damp lease (por el cual los pilotos los pone Iberworld) a la empresa Garuda Indonesia. El periodo de la operación va del mes de octubre al 23 de diciembre y los aviones cubren el trayecto Solo-Jeddah. La estimación de pasajeros depende en gran medida de Garuda, pero se sitúa en unos 14.000. "Se trata de un mercado estable y en el que no se registran grandes crecimientos, y por el que Iberworld lleva apostando tres años", explica Emeterio Llorente, director general de Iberworld. La aerolínea destaca que esta mercado supone desestacionalizar la actividad de la compañía.

La tercera aerolínea española, Mint Airways, opera vuelos para la compañía saudí National Air Services desde India hasta Arabia Saudí en wet lease entre el 9 de octubre y el 22 de diciembre. Lo hace con un Boeing 757-200, que moverá unos 4.850 pasajeros. Tiene una frecuencia diaria por sentido.

Un mercado con cuatro millones de viajeros al año

El islam es la religión con el mayor número de fieles -1.200 millones- que existe en el mundo, por encima de la Iglesia católica. Uno de sus preceptos fundamentales obliga a los musulmanes a viajar al menos una vez en la vida a la ciudad santa de La Meca. Este mandamiento genera un importante negocio religioso-turístico que mueve cada año entre tres y cinco millones de personas hacia Arabia Saudí, especialmente desde África y Asia, con un volumen de negocio que, sólo en transporte, asciende a más de 2.000 millones de euros.

Este descomunal movimiento migratorio se centra en dos temporadas al año. Una coincide con nuestro verano y se denomina Omrah, y mueve a los musulmanes de zonas con un mayor poder adquisitivo. La segunda temporada coincide con nuestro otoño, se denomina Hajj y moviliza a la mayoría de los peregrinos de países en vías de desarrollo y pobres.

Las aerolíneas chárter españolas han logrado posicionarse en este mercado y para ello han de realizar un enorme esfuerzo logístico y un trabajo de formación del importante número de personas de su plantilla que se desplazan temporalmente al punto de origen de los vuelos para peregrinos.

Pullmantur, en concreto, ha desplazado en la actual temporada a 140 personas a Yakarta y Surabaya en Indonesia y a Dhaka en Bangladesh: 50 pilotos, 60 azafatas y sobrecargos, 20 mecánicos y el resto personal diverso. El entrenamiento de las tripulaciones va mucho más allá de la adecuación de la indumentaria de las azafatas. Los peregrinos suelen ser personas mayores que es la primera vez que vuelan, y la atención es una pieza clave del éxito de la operación. Los aparatos hacen uno o incluso dos vuelos cada día durante tres meses.

Otoño Hajj. Una migración pagada por los estados

Peregrinación: los Gobiernos de inspiración islámica en Asia y África han hecho de la migración obligatoria a La Meca una cuestión de Estado.

Fórmulas: no existe un único modelo de financiación pública de la peregrinación. En general, los Estados contratan los vuelos con las respectivas compañías de bandera.

Wet lease: las aerolíneas extranjeras son subcontratadas en régimen de alquiler con tripulación.