Se integra en BBK

Bruselas aprueba las ayudas públicas para la reestructuración de CajaSur

La Comisión Europea ha aprobado este lunes las ayudas públicas concedidas por España para la reestructuración de CajaSur y la venta de sus actividades bancarias.

El Ejecutivo comunitario considera que el plan de reestructuración resuelve adecuadamente los problemas que obligaron a rescatar la entidad en mayo de 2010 y evita distorsiones indebidas de la competencia.

"La Comisión está satisfecha de que la reestructuración de CajaSur y la venta de su negocio bancario en licitación abierta y competitiva garantice la viabilidad de la actividad bancaria y limite el falseamiento de la competencia", ha señalado el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, en un comunicado.

El Banco de España intervino en mayo de 2010 Cajasur y la colocó bajo control del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) por las dificultades financieras que atravesaba la entidad, en particular, por su fuerte exposición a los promotores inmobiliarios.

El FROB aplicó a CajaSur dos medidas de salvamento temporales: una inyección de capital de 800 millones de euros, para cumplir con los requisitos reglamentarios de capital, y una línea de liquidez de 1 500 millones de euros para hacer frente a sus necesidades estimadas de liquidez hasta que finalizara la reestructuración.

En julio, la entidad vasca BBK accedió a la compra del negocio bancario de CajaSur tras una licitación abierta y competitiva. Antes de que la venta se haga efectiva, CajaSur devolverá al FROB la inyección de capital. La medida de liquidez, que no se llegó a usar, se dará por terminada, según ha explicado el Ejecutivo comunitario.

Como parte de la venta, el FROB concedió al negocio bancario adquirido por una garantía por cinco años de aproximadamente 392 millones de euros por las pérdidas resultantes de una cartera de créditos de un valor de 5.540 millones de euros.

El Ejecutivo comunitario considera que la liquidación de CajaSur y la venta de su negocio bancario en una licitación "garantizó que el negocio vendido pasara a ser viable sin un apoyo continuado del Estado".

La Comisión concluye además que "el falseamiento de la competencia provocado por el elevado volumen de ayuda en comparación con el tamaño del negocio bancario -en junio de 2010 el balance total era de 17.600 millones de euros- se vio limitado por la liquidación de CajaSur y la venta de su negocio bancario mediante subasta abierta y competitiva".

Además, la presencia de CajaSur en el mercado bancario español era limitada, en torno al 0,8 % a mediados de 2010.