La seguridad privada realizó disparos de intimidación

Un atunero vasco evita un asalto de piratas en el Índico

El atunero vasco "Demiku", con sede en Bermeo (Vizcaya), ha escapado de los piratas en el océano Índico tras efectuar los agentes de seguridad privada a bordo varios disparos de intimidación.

El intento de asalto se produjo ayer por la tarde en aguas de las Seychelles, a unas 120 millas de puerto -unas diez horas de navegación-, según señaló el capitán del barco.

El capitán del "Demiku", propiedad de la empresa Echebastar, ha relatado que el atunero cambió de rumbo al avistar a los piratas, pero éstos "se fueron acercando" con la embarcación en la que viajaban, por lo que los miembros de la seguridad privada comenzaron a disparar.

La situación se prolongó durante unos veinte minutos, tras los cuales los piratas abandonaron sus intenciones y el "Demiku", continuó la marcha, según el relato de su capitán.

Ninguna de las 31 personas que viajan a bordo del "Demiku" resultó herida en el incidente y toda la tripulación se encuentra en perfectas condiciones.

El atunero "Demiku" pertenece a la empresa bermeana Echebastar, propietaria también del atunero "Elai Alai", que el pasado día 31 evitó otro asalto de dos lanchas piratas en el océano Índico, y del "Alakrana", que estuvo secuestrado a manos de piratas somalíes durante 47 días.