Caída de un punto de la demanda

El parón del consumo frena en seco la economía en el tercer trimestre

La economía española tuvo un crecimiento "nulo" en el tercer trimestre según las estimaciones del Banco de España. La expansión del sector exterior quedó frenada en seco por una caída del consumo de los hogares y de la inversión empresarial.

El Banco de España confirmó el viernes lo que los principales servicios de estudios avanzaron a CincoDías en sus previsiones preliminares. La economía española registró un parón en el tercer trimestre, derivado de la debilidad del consumo. Según la autoridad supervisora, la demanda interna ha caído un punto en su conjunto y sólo la aportación del sector exterior ha impedido que el PIB en su conjunto haya registrado de nuevo tasas negativas. De esta forma, el crecimiento en el tercer trimestre sobre el trimestre anterior habría sido "nulo" (del 0%), en espera de que el Instituto Nacional de Estadística publique los datos oficiales en próximos días.

En el comportamiento del consumo han influido dos aspectos importantes, según el Banco de España. Por un lado el fin de las ayudas a la compra de automóviles, que había llevado a miles de ciudadanos a rascarse el bolsillo en trimestres precedentes. Por otro lado, la adaptación a un escenario en donde el principal impuesto al consumo, el IVA, ha subido, del 16% al 18%. Esta subida provocó que muchos ciudadanos adelantaran las compras de algunos bienes duraderos (coches, electrodomésticos y vivienda nueva) para que no les pillará el alza del mes de julio.

Pero sobre todo, pesa en el ciudadano la situación de incertidumbre de la economía española y el mantenimiento de un colectivo de parados, más de cuatro millones, en condiciones cada vez más precarias, al agotarse sus ayudas públicas. Otro factor de agotamiento ha sido la inversión, especialmente la de los bienes de equipo en grandes empresas. Todo ello, unido, a la caída de la producción industrial, marcan un trimestre de parón de la actividad.

El Banco de España prevé una "suave" recuperación en próximos trimestres

Críticas a los estímulos fiscales

Por el lado de la oferta, el Banco de España detecta también un estancamiento de la actividad, con un retroceso del empleo mayor que en el segundo trimestre, en áreas como la construcción, que sigue en fase de corrección.

Sin embargo, no todos los indicadores son negativos. En términos interanuales, teniendo en cuenta el año móvil, el PIB habría registrado un crecimiento del 0,2% en el tercer trimestre, tres décimas más que el trimestre anterior, tras casi dos años (siete trimestres) consecutivos de bajadas. De hecho, el Banco de España espera que la recuperación continúe en próximos trimestres, eso sí, "suave", a pasos muy lentos. A ello debería ayudar la "moderación salarial" que se ha mantenido en los últimos trimestres. El Gobierno confía que esta recuperación se consolide en el año 2011 con un crecimiento medio del PIB del 1,3%, según recalcó el viernes el vicepresidente primero y portavoz, Alfredo Pérez Rubalcaba, algo que se antoja optimista por parte de la mayor parte de servicios de estudios y de organismos económicos internacionales, como el FMI, la OCDE y la Comisión Europea.

Más pesimista es también el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark. Este viernes advirtió de que la situación fiscal en algunos países de la zona del euro es "muy seria", como en Irlanda, Portugal y España. Stark indica que "ha habido políticas expansionistas inapropiadas, como los estímulos fiscales en España e Irlanda en 2007 y 2008, en Portugal en 2009 y en Grecia hasta 2009". Con todo, subraya que la refinanciación de la deuda pública no presenta un problema para la mayor parte de los países.

El IPC, al alza por el IVA

La inflación sólo ha notado aún la mitad del impacto de la subida del IVA. Por el momento ya ha hecho subir el IPC entre 4 y 6 décimas, según el Banco de España. La entidad no descarta que en octubre, "o en meses posteriores", se trasladen al IPC impactos adicionales, de "dimensión reducida".