Los mercados premian a las tecnológicas