Hasta 22 millones de euros

El beneficio de EDP Renovables cae un 68% en los nueve primeros meses del año

Energías de Portugal (EDP) Renovables registró durante los nueve primeros meses de 2010 una caída de su beneficio neto del 68%, hasta los 22 millones de euros, según los datos facilitados hoy por la empresa a los inversores.

En un comunicado enviado a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) portuguesa, EDP Renovables explicó que el descenso en sus ganancias se debe al carácter "estacional del negocio" en el tercer trimestre del año, lo que se suma a "la estructura de costes fijos" de la empresa, en referencia a "las amortizaciones y los intereses" de la firma.

El Ebitda -el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones- de la compañía, sin embargo, registró una evolución positiva en este mismo período respecto a los nueve primeros meses de 2009 y aumentó un 28 por ciento, hasta los 473 millones de euros.

EDP Renovables produjo entre enero y septiembre de 2010 un total de 9.818 gigavatios por hora, un 35% más que un año antes, mientras que en España -donde tiene su sede la división de energía renovable de la eléctrica lusa-, la firma produjo 3.054 gigavatios por hora, lo que supone una subida del 42% respecto al mismo período de 2009.

El precio de venta en España se situó en lo que va de año en 32 euros por megavatio hora, cinco menos que en los primeros nueve meses del año anterior.

La facturación global de la compañía durante los nueve primeros meses del 2010 alcanzó los 591 millones de euros, un 34 por ciento más, de los que 228,8 millones procedieron de su negocio en España, 106 millones de sus operaciones en Portugal, 48 millones del resto de Europa, y 194 de EE UU.

Los costes operacionales de la compañía, por su parte, crecieron un 49% en este mismo período, hasta los 189,2 millones de euros.

Las inversiones en capital fijo (Capex) de EDP Renovables bajaron un 25% respecto a los nueve primeros meses de 2009, hasta los 1.120 millones de euros, de los cuáles 125 millones de euros se destinaron a España, un 75% menos que el año anterior.

Además, la deuda líquida de la compañía se incrementó en este período un 36,6%, y se sitúa en 2.915 millones de euros, según la información facilitada por la empresa a los accionistas.