La estabilización del empleo no alcanza para contener el paro

La temporalidad crece pese a la reforma laboral

La subida del paro de octubre (68.213 personas más) supone una moderación respecto a años anteriores en un mes que, debido a la finalización del periodo estival, acostumbra a ser poco proclive al empleo. Con todo, el de octubre es el tercer mes consecutivo con avances en el desempleo.

Los datos de afíliación a la Seguridad Social publicados ayer suponen una dosis de desencanto después de que la Encuesta de Población Activa presentara la semana pasada la primera reducción trimestral del paro desde el inicio de la crisis. Según el Ministerio de Trabajo, octubre se saldó con 68.213 parados más que en el mes anterior, lo que supone un incremento del 1,7% y deja el paro registrado en 4.085.976 personas. El aumento del paro es sensiblemente inferior al registrado doce meses atrás.

En términos desestacionalizados, el paro se redujo en 9.639 personas; en cambio, la afiliación cayó más en los términos ajenos al calendario (27.000 personas) que en el dato original (5.000 empleos menos). Tal vez la peor noticia el informe de ayer sea el nuevo repunte de la contratación temporal: en octubre solo se registraron 118.422 contratos de carácter indefinido, lo que deja los temporales en le 91,2% de los nuevos empleos. Esas cifras ponen en cuestión la virtualidad de la reforma laboral, principalmente encaminada a recortar la temporalidad.

Todos los sectores económicos sufrieron un aumento del paro en el mes de octubre, con la notable salvedad de la construcción, donde se redujo un 0,4%, lo que podría indicar un punto de inflexión en el sector que más daño ha hecho al empleo en España durante la crisis económica.