Plantea cuatro grandes acuerdos laborales

Trabajo marca el calendario a los agentes sociales para negociar

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, se marcó ayer como principal objetivo restaurar el diálogo social, aunque advirtió que el Ejecutivo no renunciará a gobernar si no hay acuerdo. "El diálogo entre empresarios y sindicatos estará herido de muerte si no consigue dar sus frutos", advirtió.

El Ejecutivo presentó ayer ante sindicatos y empresarios el calendario con el que pretende restaurar el diálogo social quebrado por la reforma laboral y que desembocó en la huelga general del pasado 29-S. Y la primera premisa es hacerlo en tiempo récord, de tal manera que antes de final de año esté cerrado un nuevo reglamento para la ley de Extranjería y la reforma del sistema de las pensiones y que en el primer trimestre del año estén sellados el acuerdo de negociación colectiva y el nuevo esquema de políticas activas de empleo. "El principal objetivo de la política laboral para lo que queda de legislatura será restablecer el diálogo social y hacer que rinda", afirmó ayer durante la toma de posesión de la nueva secretaria de Estado de Empleo, María Luz Rodríguez.

Con este mensaje, Gómez quiso dejar claro a los interlocutores sociales que no les va a permitir que amplíen las negociaciones sine díe, tal y como sucedió con la reforma laboral, y les exigió altura de miras para afrontar un momento tan delicado como el actual. "No es lo mismo producir políticas consensuadas en etapas de auge como cuando hay dificultades. Los interlocutores tienen que adaptarse ante la mayor exigencia de la sociedad, que demanda mucho más de sus gobiernos. Es en estos momentos cuando tiene que dar frutos porque si no está herido de muerte", recalcó. Y en este punto aprovechó para advertir a los agentes sociales que el Ejecutivo tiene que gobernar cuando las cosas van bien o mal y eso implica que el diálogo no puede frenar los retos pendientes. "El Ejecutivo no va a renunciar a regular si no funciona", avisó.

Gómez resaltó que la reforma prioritaria es la de las pensiones, que deberá estar antes de final de año. "El Ejecutivo no contempla un escenario de desacuerdo. La reforma de las pensiones es el principal edificio del Estado de Bienestar. No hay sociedades avanzadas sin un sistema de pensiones consolidado", advirtió.

Los otros tres retos que planteó el titular de Trabajo fueron la reforma del reglamento de extranjería, de las políticas activas de empleo y de la negociación colectiva. Respecto a esta última, Gómez mantuvo que debe estar cerrada antes de marzo y por ello instó a empresarios y sindicatos a reeditar el acuerdo de moderación salarial firmado en febrero.

Horas antes, el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, exigió el rediseño de las políticas activas de empleo, "que deberían vincularse a programas formativos, porque es imprescindible preparar a los parados para ocupar empleos fuera de la construcción".

En 4 pasos

1 Extranjería. El nuevo reglamento para la Ley de Extranjería, que ligará los flujos de inmigrantes a la elevada tasa de paro, deberá estar listo en uno o dos meses.

2 Pensiones. El Ejecutivo quiere tener cerrado antes de fin de año un acuerdo sobre la reforma de las pensiones.

3 Políticas activas. Comunidades y Estado deben redefinir el nuevo esquema antes de febrero.

4 Negociación colectiva. La reforma laboral fija como fecha límite el mes de marzo para cerrar un acuerdo en esta materia.